Foto: La Razón

Extra Venezuela / Juan Guaidó, líder de la Asamblea Nacional (AN) dijo este domingo que las elecciones parlamentarias que se celebrarán en diciembre parecen más unas «primarias del partido oficialista PSUV» que un proceso electoral democrático.

Lea también: «Licorerías, playas y restaurantes se suman a sectores flexibilizados en medio de la pandemia»

«La farsa que pretende la dictadura es más parecido a unas primarias del partido oficialista PSUV, veremos allí una pugna interna del poder, que parece más de mafias que democrática», comentó en una entrevista concedida a los periodistas Victor Amaya y Rocío Colomer, del medio español La Razón.

Guaidó agregó que su exigencia pasa porque se efectúen elecciones presidenciales y parlamentarias libres, «con las condiciones que hemos descrito y que saben Borrell, la Unión Europea, la OEA, el Grupo de Lima, Estados Unidos, y los países aliados».

Recordó que las condiciones para asistir son que haya un árbitro independiente, derecho a elegir y ser elegido, que los partidos estén en manos de sus dirigentes, haya observación internacional y un cronograma de elecciones.

«El régimen ha demostrado aversión, soberbia, incluso odio hacia mecanismos de resolución de conflictos. La dictadura cerró la puerta en Noruega al levantarse corriendo de ese proceso, y no es distinto a lo que hizo ahora: le cerró la puerta en la cara a la posibilidad de un proceso justo, creíble y verificable, que brindara garantías no solo a la oposición sino a todos los sectores», afirmó.

Explicó que el Grupo de Lima, la Unión Europea, Estados Unidos, Israel, Marruecos, Corea del Sur o Japón, entre otras naciones se han pronunciado a favor de mantener el reconocimiento a su Administración y el Parlamento, hasta renovar los poderes de manera legítima mediante una elección presidencial y parlamentaria.

Confesó que hay un debate para determinar si el 5 de enero habrá sesión para renovar la directiva del parlamento y que en los próximos días fijarán posición formal sobre cómo se desarrollará el mecanismo de defensa institucional.

«No se trata de defender un espacio sino a la República, y a los ciudadanos que nos dieron un mandato de cambio político, de transición, de proteger los activos en el exterior y tener una interlocución válida con organismos multilaterales y los países en la región. No va haber vacío de poder, ni vamos a dejar desvalida ni desprotegida a la República», precisó.

Enfatizó que la defensa institucional de «lo que queda de República recae en el Parlamento y así seguirá siendo, con reconocimiento del mundo».

El próximo 6 de diciembre está previsto que se celebren elecciones parlamentarias en el país, sin embargo, los principales partidos políticos de la oposición han dicho que no participarán debido a la falta de garantías.

Buena parte de la comunidad internacional, entre ellos Estados Unidos (EE. UU.), la Unión Europea (UE), entre otros han dicho que no avalarán el proceso electoral.