Para la campaña del presidente Donald Trump, que considera a la mayor parte de los grandes medios de comunicación como hostiles en su contra, Facebook y Twitter ofrecen una forma potente de hacer llegar su mensaje directamente a los votantes sin tener que pasar por el escrutinio de la prensa.

Tanto las campañas de Barack Obama como las de Trump aprovecharon Facebook para ayudarlos a ganar las elecciones.

Una de las razones por las que la campaña de Obama funcionó muy bien en 2008 era porque fue una de las primeras campañas presidenciales en hacer uso de una plataforma como Facebook, que se fundó en 2004 y era una herramienta relativamente nueva en 2008. Además, uno de los estrategas clave de Obama fue un fundador de la red social que ayudó asimismo a comprender cómo usar la plataforma como una herramienta de organización que las campañas nunca habían tenido antes.

“Tenían una herramienta que podían usar para involucrar a los votantes de manera tan efectiva y una herramienta de comunicación. Algunos medios de comunicación de hecho, al darse cuenta de lo importante que era esto, llamaron a 2008 la elección de Facebook”, dijo Joanna Weiss, editora colaboradora de Politico Magazine, durante una conferencia virtual en la gira electoral del Centro de Prensa Internacional de Estados Unidos.

Trump y las redes sociales

En 2016, Donald Trump usó Twitter de una manera diferente y más efectiva que cualquier otro candidato antes para eludir a los medios por completo y llevar su mensaje directamente a la gente. “Obviamente, todavía lo hace cuando es presidente. Tuitea todo el día y toda la noche. Muchas mayúsculas, muchos signos de exclamación, incluso cuando estuvo en el hospital”, manifestó Weiss.

Trump también fue un maestro de Facebook en 2016. De hecho, lo usó para generar la mayor parte de los 250 millones de dólares en recaudación de fondos en línea que recibió su campaña, que fue casi en su totalidad a través de Facebook.

En este ciclo, el candidato demócrata, Joe Biden, y su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, han gastado hasta ahora casi 58 millones de dólares en anuncios de Facebook desde enero de 2019; mientras que el presidente Trump y el vicepresidente Mike Pence han gastado casi 95 millones de dólares en la red social en su campaña de reelección.

Facebook responsable

¿Pudo Facebook ser responsable por la elección de Trump? Es algo difícil de saber, pero lo que sí parece claro es que las redes sociales sirvieron para polarizar los puntos de vista de los votantes en una campaña (2016) que ya era dura. Pueden haber animado asimismo a algunos electores indecisos a salir en apoyo de Trump. Esto pudiera estarse repitiendo en 2020.

Los candidatos presidenciales se han aprovechado absolutamente de las redes sociales. El auge amplió las formas en que los candidatos pueden llegar directamente a los votantes, sin pasar por los medios tradicionales. “Las redes sociales tienen herramientas de participación, orientación y seguimiento que la televisión tradicional y los anuncios impresos no tienen”, aseveró Weiss.

La editora, consultada por El Nacional, también consideró que de todas las plataformas sociales actuales, Facebook es la más útil para los candidatos. “Los anuncios pueden dirigirse a un conjunto muy específico de votantes. De igual forma, que es más importante, existen herramientas de participación que las campañas pueden usar para capturar datos sobre posibles partidarios. Y luego continuar comunicándose con ellos para la recaudación de fondos, la promoción, esfuerzos de voto, trabajo voluntario de campaña y más”.

Para que todo esto sea posible y continúe así en la recta final de unas campañas marcadas por una pandemia, Facebook y su CEO, Mark Zuckerberg, están aumentando una participación sin precedentes en las elecciones de 2020.

Weiss predijo además que es posible que la participación en las plataformas digitales atraiga a algunos votantes jóvenes este año. Todo eso “debido a que las campañas son cada vez mejores para dirigirse a ellos en un tono auténtico”.

El plan electoral de Facebook

Zuckerberg anunció recientemente que durante la semana previa a las elecciones la red social bloqueará la publicación de anuncios y mensajes políticos en sus páginas.

También alertó sobre nuevas reglas de contenido relacionado con las elecciones. Dio a entender que Facebook decidirá qué información de su plataforma se seleccionará como legítima si los resultados de las elecciones se vuelven polémicos.

“Facebook ya está llevando a cabo la campaña de información electoral más grande en la historia de Estados Unidos”, dijo Zuckerberg el 3 de septiembre cuando anunció el plan electoral de la red social.

Hasta el día de las elecciones, tanto Facebook como Instagram mostrarán en la parte superior información de autoridad procedente de su Centro de Información Electoral que contendrá videos explicativos sobre cómo votar por correo o información sobre cómo registrarse y votar en cada estado.

Facebook fue criticado fuertemente por no haber frenado la desinformación durante la campaña presidencial de 2016. Ahora, de cara a las elecciones de 2020 en Estados Unidos, el grupo multiplica los esfuerzos para luchar contra los intentos de manipulación en sus plataformas.