octubre 18, 2020 – 8:06 am

Foto: Luis Fernando Herrera / EV

El Barrio 18 de Octubre está ubicado al norte de la ciudad de Maracaibo y se ha convertido en la cuna de grandes ciudadanos pero también de necesidades

“De dónde más mijo del 18 de Octubre”, esa es la frase típica de cada habitante de esta popular barriada ubicada en la parroquia Coquivacoa al norte de la capital zuliana, pero que hoy es tocada por la falla de los servicios públicos que ponen en vela a sus habitantes. Apagones, sequía, calles de tierra y hasta botes de aguas negras forman parte de la desoladora escena, sin embargo, es una localidad que cada día lucha por su progreso.

Foto: Luis Fernando Herrera / EV

Sus cimientos están sobre una zona muy enmontada cerca de la cinta costera de Maracaibo que primero llevó por nombre “Monte Claro” debido a sus características topográficas, pues se apreciaba una claridad que llamaba la atención y de allí el nombre, pero la denominación final se hizo formal a “18 de Octubre” en el año 1948, para conmemorar los tres años de la Rebelión Civil del 18 de Octubre de 1945. Para la época su población era mayormente indígena, además de personas de otros estados que venían persiguiendo la bonanza petrolera, luego se fue organizando y consolidando como barrio en 1948.

El inicio fue una invasión a la que se le estableció normas para luego legalizar a quienes quisieran habitar la zona. La mayoría de las casas fueron construidas, inicialmente, con ayuda de la municipalidad, que proveía de materiales para hacer una pieza y ellos se encargaban de construir las letrinas en el patio de cada casa.

Foto: Luis Fernando Herrera / EV

Inicio de la educación en el 18

Cuando finalmente se constituyó como barrio, en 1950 se comenzaron a construir las edificaciones educativas. La “Escuela Manuel Puche Fonseca”, fue la primera de ellas, luego se llamaría “Escuela Coquivacoa”, nombre que conserva hasta ahora y que se encuentra ubicada entre las avenidas 4 y 5 entre las calles J y J-K. Al poco tiempo se construyó la Escuela Normal: “Alejandro Fuenmayor”, que hoy día es un liceo que tiene horario matutino con el nombre antes dicho y un horario vespertino con el nombre de Liceo Dr. Francisco Ochoa, que funciona desde 1970.

Antes de eso las clases eran particulares y con las abuelitas que enseñaban a leer, escribir y las operaciones matemáticas. No había boletín, pero sí un fuete para el que no aprendiera. Así enseñaban antes y por eso algunos abuelitos del 18 de Octubre no escapaban de esa antañona forma.

En 1956 se construyó la “Escuela Monseñor Francisco Antonio GraEVillo”, que aún permanece con ese nombre. En el año 1960, se construye, al lado de la Escuela Normal Alejandro Fuenmayor la escuela “23 de Enero”, que permanece aún con el mismo nombre y está situada en la calle L entre avenidas 8 y 9.

Foto: Luis Fernando Herrera / EV

Crecimiento a través del tiempo

El 18 de Octubre ya cuenta con avenidas que le ha permitido ser desde hace años conexión con otros sectores de la ciudad, pero también ser un punto de comercio importante de la localidad, pues la presencia de emprendedores no deja sola a la popular barrida que vive en crecimiento económico permanente.

El Barrio 18 de Octubre se levanta pese a las debilidades, con la lucha constante de sus habitantes y de las fallas que hoy la aquejan para seguirse enmontando en la zona de progreso en la que busca convertirse.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/EVZulia.

Johanny Bermudez Castro

Johanny Bermudez Castro

Periodista viviendo en los EE.UU.