G/D Ángel Moronta, jefe de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi) Táchira, negó que los efectivos de seguridad estuvieran «matraqueando» a las personas que caminan hacia la frontera para cruzar hacia Colombia.

En ese sentido, manifestó que existía una campaña de «concientización» por parte de los militares hacia estos connacionales, a quienes, según él, les indican que la frontera está cerrada «y que hay ciertos controles que hay que mantener», publicó en una nota el portal web La Prensa del Táchira.

«A ellos les decimos que la frontera la tiene cerrada Colombia, no nosotros, por ello, les decimos a ese pueblo que entra o sale, que aquí tendrán la atención para apoyarlos en lo que se pueda», añadió.

Además, recordó que cuando Colombia cerró los puentes internacionales, se abrió un corredor humanitario para el paso de casi 100 mil venezolanos que quisieran regresar en medio de la pandemia por COVID-19.

Militares a migrantes

Por otro lado, Moronta resaltó que varios miembros de grupos generadores de violencia fueron capturados por la Fuerza Armada Nacional (FAN) en la zona norte del estado; quienes enviaban audios a las emisoras para generar zozobra y malestar en la población.

«Mediante labores de inteligencia pudimos evidenciar que el comandante Otoniel y Cesar Beltrán, enviaron amenazas de violencia en diversos municipios; pues alertaron que volverían a estos sitios. Pero yo les digo que todo grupo que busque desestabilizar nuestro estado, será combatido contundentemente», añadió.

Opiniones contradictorias

De acuerdo a la presidenta de la subcomisión de fronteras de la Asamblea Nacional (AN), Karim Vera, el jefe de la Zodi en Táchira ordenó que los migrantes venezolanos «que van en las carreteras nacionales sólo se les permita el paso en horas de la noche a partir de las 6 de la tarde».

Asimismo, informó que recibió denuncias de ciudadanos que llegaron caminando desde Caracas, Vargas y Carabobo; quienes alegaron ser víctimas de funcionarios uniformados que durante su recorrido.

Según denunciaron, en las alcabalas los despojaron de algunas de sus pertenencias e incluso de dinero en efectivo.

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia