La filial uruguaya del Bandes fue acusada de intentar sortear las sanciones estadounidenses impuestas sobre Venezuela; mientras que Marcelo Gutiérrez Acosta y Lara, dueño del Vestin Bank, un banco uruguayo que opera en Estados Unidos, fue señalado de lavar dinero para Venezuela

Fuente: El Pitazo



Dos bancos uruguayos son señalados de tener vínculos con el gobierno chavista, uno por intentar ser salvavidas ante las sanciones impuestas por Estados Unidos sobre Venezuela, y el otro por participar en una operación de lavado de dinero, según revela Chavismo Inc, una investigación periodística realizada por la ONG Transparencia Venezuela, la plataforma periodística regional Connectas y la Alianza Rebelde Investiga (ARI).
En 2019, la filial en Uruguay del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes) fue denunciada por el diputado venezolano Carlos Paparoni de intentar recibir una transferencia de 1.200 millones de dólares. La transacción no fue realizada. Bandes fue sancionado por el gobierno estadounidense y también acusado de haber facilitado ventas de oro a través del empresario de origen colombiano Álex Saab.
Este banco sería el nuevo canal de pago para la primera tanda de acuerdos comerciales que ambos países concretaron y terminaron siendo investigados por la justicia. Se creó el Fondo Bolívar Artigas, un fideicomiso que fue utilizado para invertir dinero en instituciones y proyectos del Uruguay. En 2007 los proyectos sumaban 276 millones de dólares.
EL HIJO DEL EXPRESIDENTE URUGUAYO TABARÉ VÁZQUEZ ABRIÓ EMPRESAS OFF SHORE EN UN INTENTO NO CRISTALIZADO DE RECIBIR COMISIONES POR SERVICIOS PRESTADOS ANTE EMPRESAS QUE COMERCIABAN CON EL GOBIERNO DE VENEZUELA
El banquero uruguayo Marcelo Gutiérrez Acosta y Lara fue acusado, en 2018, por un fiscal estadounidense de ofrecer a un grupo de venezolanos una estructura para lavar cerca de 600 millones de dólares procedentes de uno de los mayores desfalcos perpetrados contra la estatal petrolera venezolana.
Con el auge de los negocios entre Venezuela y Uruguay se multiplicaron las denuncias por la escogencia discrecional de compañías que atendían contratos con empresas públicas venezolanas. Sin embargo, fueron descartadas porque las autoridades uruguayas alegaban que Venezuela le correspondía responder por las decisiones sobre los negocios.
El hijo del expresidente uruguayo Tabaré Vázquez abrió empresas off shore en un intento no cristalizado de recibir comisiones por servicios prestados ante empresas que comerciaban con el gobierno de Venezuela.

Etiquetas: , ,

ESTA MEDIO NO HA SIDO CORROBORADO Y PODRÍA CONTENER MATERIAL QUE SEA CONSIDERADO UNA FAKE NEWS, DEBE SER TOMADO CON CAUTELA. ADEMÁS NO NOS HACEMOS SOLIDARIOS NI PARTÍCIPES DE LO QUE PUBLIQUEN EN DICHA PÁGINA, SOMOS UN PORTAL. Ir a la fuente