El diputado Luis Stefanelli denunció ante la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, el  «envenenamiento continuo» de los habitantes de la comunidad de Cardón, Punto Fijo en el estado Falcón, por las emanaciones del Centro Refinador Paraguaná, ya que la refinería Cardón se estaría operando sin cumplir los protocolos mínimos de seguridad.

Mediante su cuenta en Twitter, el parlamentario lo denunció luego de que se conociera la nueva paralización de la planta de craqueo catalítico de Cardón.

Esto compromete una vez más, la producción interna de gasolina, al tiempo que el país es sometido a un suministro racionado, por terminal del número de placa, del carburante, cuyo inventario se repuso con un reciente envío desde Irán.

Aparentemente, los esfuerzos por estabilizar el funcionamiento de la planta no han dado resultados y se ha registrado una producción intermitente de alrededor de 12.000 barriles por día de gasolina, un volumen absolutamente insuficiente para siquiera reducir el déficit agudo de combustibles que existe en el país desde hace años.

«Nuevamente se anuncia la parada de la catalítica Cardón, cada vez que esto ocurre no cumplen los protocolos de parada segura, por lo inestable del proceso y producto de eso se desalojan sin control ambiental una cantidad de elementos nocivos y peligrosos», explicó Stefanelli.

«La comunidad ha denunciado un tono amarillento en el ambiente se presume que sea azufre. Los expertos han dicho que se trata de parte del catalizador lo cual es sumamente tóxico y dañino», advirtió.

Además aseguró que cualquier persona que quede expuesta de manera continua pues sufrir graves trastornos de salud.

«Nos reportan desde el Centro Clínico Cardón una cantidad alarmante de enfermos por razones respiratorias», informó Stefanelli.

Seguir leyendo…

Glaudimar Hurtado Flores

Glaudimar Hurtado Flores

Periodista.