|| Agencias Nacionales
|| Fotos Cortesía

El pequeño habría sido arrastrado por el caudal del río San Pedro en Los Teques hace más de cuatro días

Después de un arduo análisis, sumado a estudios de odontología y  de ADN,  médicos  forenses de Bello Monte en Caracas, Distrito Capital, determinaron que el cuerpo en estado de descomposición hallado el pasado martes en el río Guaire (Caracas), era de Jhorwan Añanguren, un pequeño de 11 años, reportado como desaparecido tras ser arrastrado por las aguas del río San Pedro en Los Teques, estado Miranda hace más de cuatro días. 

La información fue confirmada por autoridades y parientes de la víctima, quienes  aseguraron que el pequeño estaba irreconocible, pero luego de los análisis no quedó duda de que era Jhorwan.

Un efectivo de los Bomberos indicó  que el cuerpo fue ubicado por el grupo de rescate “Ciclón 23”. Explicó que fueron cuatro días de búsqueda infructuosa en el río, desde el tramo que va del barrio El Nacional, lugar donde ocurrió la tragedia, hasta Las Adjuntas.

Consideró importante que los familiares y allegados apoyaron a través de las redes sociales activando una campaña para localizarlo. El niño residía en el sector El Mango del barrio El Nacional.

 

COMENZÓ LA BÚSQUEDA

El secretario de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía de Guaicaipuro, César Molero, confirmó que habían iniciado la búsqueda de Jhorwan Añanguren arrastrado por el afluente del río Guaire.

Días después, Molero confirmó la fatídica noticia. “Luego de un arduo trabajo de búsqueda del menor, los Bomberos y grupos de rescate lograron encontrar el cuerpo que fue arrastrado cuando jugaba bajo la lluvia, cerca del caudal”.

Añadió que con los análisis realizados por los médicos forenses, se logró identificar el cadáver. “Ya fue entregado a la familia para que le den sepultura. Un trabajo fuerte que nos deja una amarga experiencia, por tratarse de la vida de un menor”.

Hizo un llamado a los padres para que tengan precaución, más cuando estén cerca de cabeceras de ríos y quebradas. “Los niños son inocentes, ellos ven que las aguas del río están calmadas y no miden el peligro, se meten a bañarse y a jugar, pero lamentablemente cuando llega la crecida no les da tiempo de poder salir y lamentablemente terminan siendo arrastrados por las aguas”, indicó.

 

RETROSPECTIVA DEL HECHO  

El pasado 9 de octubre, Jhorwan jugaba en el caudal cuando lo arrastró la corriente y durante cuatro días los funcionarios realizaron la búsqueda, que tuvo muchas complicaciones debido a las fuertes lluvias registradas en la zona.

Al parecer su indefenso cuerpo fue golpeado contra piedras,  rocas y todo tipo de obstáculos, lo que no fue resistido por su pequeña humanidad.

La situación  era desesperante y  llena de angustia, es por eso que familiares y conocidos difundieron cadenas por WhatsApp y el resto de las redes sociales, en búsqueda del jovencito. Pedían a los ciudadanos que vivieran cerca del río que estuvieran alerta y avisaran a las autoridades sobre cualquier dato que ayudara a localizar al niño.

Sus padres fueron los encargados de reconocerlo una vez localizado.

 

Momentos en que funcionarios del grupo de rescate logran ubicar el cuerpo

Ir a la fuente original para seguir leyendo