Foto: EFE

Extra Venezuela / La empresa farmacéutica estadounidense, Pfizer dijo este viernes que están listos para comenzar a usar su vacuna contra la COVID-19 luego de las elecciones presidenciales en Estados Unidos (EE. UU.), previstas para el 6 de noviembre.

Lea también: «Comisión de la Salud en México denuncia venta de vacunas falsificadas contra la influenza»

Pfizer dijo que podría determinar si la vacuna es efectiva tan pronto como este mes, en base a su ensayo clínico de 40 000 personas, pero que también requiere contar con datos de seguridad que no estarán disponibles hasta noviembre, como mínimo, reseñó Reuters.

La noticia de Pfizer, publicada en una carta de su presidente ejecutivo en su sitio web, impulsó al mercado accionario de Estados Unidos y a las acciones de la compañía.

“Déjenme ser claros, asumiendo que los datos son positivos, Pfizer pedirá la autorización de uso de emergencia en Estados Unidos poco después de que se alcance la meta de seguridad en la tercera semana de noviembre”, dijo el presidente ejecutivo Albert Bourla.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump dijo que habría disponible una vacuna antes de las elecciones del 3 de noviembre, pero funcionarios de salud y compañías solo han dicho que este mes podrían publicarse datos clave.

La posibilidad de más retrasos se elevó luego de que los ensayos clínicos de dos vacunas rivales fueron suspendidos en Estados Unidos y en otros países durante este otoño boreal.

Las autoridades de salud han buscado atenuar las preocupaciones sobre el temor a que pocos estadounidenses querrán vacunarse en la primera etapa. Previamente este mes, la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) formalizó un requerimiento para que las farmacéuticas entreguen al menos dos meses de datos de seguridad de la mitad de los voluntarios en los ensayos.

Los . de Pfizer en este momento elevan la posibilidad de que en Estados Unidos se apruebe una vacuna para el coronavirus este año, un paso crucial para controlar la pandemia que ha causado la muerte de más de 1 millón de personas y devastado la economía global.