@ExtraVenezuela / Oct 16, 2020 @ 6:00 pm

La nueva ola de las llamadas “migraciones de caminantes” que sacude al país, en medio de una pandemia sin precedentes, es una de las más contundentes evidencias de que la crisis económica, política y social se profundiza de manera implacable en Venezuela, así lo indicó el ex parlamentario y exgobernador del estado Táchira César Pérez Vivas a Caraota Digital, quien aseguró que el éxodo de hoy es de los sectores más empobrecidos de la sociedad.

Por Erika Hidalgo / Caraota Digital

El también Dirigente Nacional de Copei-Oposición destacó que esta diáspora tiene características muy distintas a la que comenzó hace años. En aquella oportunidad, salieron del país las capas medias y profesionales.

En la primera oleada, los migrantes llegaban en autobuses hasta la frontera. Muchos, inclusive, llegaron en avión hasta los aeropuertos próximos a los pasos con Colombia, para de ahí desplazarse a otros destinos.

Pero ahora se trata de un fenómeno que ha comenzado en una avanzada cuarentena que ha terminado por socavar a la población más empobrecida del país. Y los caminantes son parte de esa realidad.

Pérez Vivas sostiene que la crisis de combustible es el elemento fundamental que tiene a venezolanos, cansados de la ruina del país, desplazándose a pie desde las latitudes más insólitas de la geografía nacional, para tomar rumbo al sur y probar suerte.

La pandemia había dado tregua a la emigración que venía en ascenso. El cierre de fronteras y las malas condiciones de vida de los venezolanos en el exterior, obligaron a unos 50.000 compatriotas a regresar a su deprimido terruño.

Pérez Vivas asegura que una buena ración de esos retornados, seguramente ya es parte de la nueva diáspora de caminantes que busca salida por los caminos verdes, y que, aunque no estén cuantificados, son un nutrido grupo.

El exparlamentario cuenta que es sorprendente ver a las orillas del camino, de las carreteras y autopistas a una larga hilera de caminantes, que llevan solo lo indispensable para sobrevivir a la dura travesía.

Cuenta el dirigente político: “en días anteriores me movilicé desde el Táchira a Caracas por la carretera troncal 5, la autopista ´Rafael Caldera´, pude observar a esos andariegos, y me detuve. Ciertamente todos estaban movilizándose hacia la frontera. Luego en el Táchira pude constatar que grupos de caminantes está cada día más fuerte y las comunidades de paso les dan apoyo, los atienden, les dan alimento y asistencia médica dentro de lo posible”.

Otra de las preocupaciones de Pérez Vivas, además de la hambruna y las precarias condiciones de vida de esos venezolanos, que persiguen una mejor vida, es que quienes están en el deber de protegerlos, los maltratan.

“Me refiero a los puntos de control en las carreteras, hemos recibido denuncias a través de los grupos humanos de auxilio sobre la extorsión, la vejación, la humillación a la que son sometidos por funcionarios y policías, que les roban el poco dinero que llevan, para permitirles seguir en el camino”

El exgobernador del Táchira hace un llamado claro y contundente a las autoridades y militares, a los que comandan esos grupos para que pongan control a tanta deshumanización.

Antes estos desmanes, informó que los grupos de ayuda a los caminantes ya están documentando los maltratos a los que son sometidos esos vulnerables compatriotas.

El régimen sabe que los caminantes son parte de su obra
Ante las declaraciones del gobierno nacional, de que esa ola de migrantes no es más que un ataque contra Venezuela, el dirigente de Copei señala que las evidencias están a la vista. Que se trata de una realidad lacerante que no puede taparse de ninguna manera. Y que huir del infierno es la única opción para miles de venezolanos.

Según Pérez Vivas el éxodo de venezolanos repuntará el año próximo. La gente sabe que no habrá una recuperación económica mientras el régimen de Nicolás Maduro siga en el poder. Es más, sostiene que la ley antibloqueo que se sirvió el propio gobierno, es una muestra contundente de que el chavismo no está dispuesto a buscar una salida política a la crisis.

Nuestros tiempos son el aquí y el ahora
La comunidad internacional está registrando la crisis humanitaria de Venezuela y eso es un elemento clave y fundamental para nuestra lucha, pero los tiempos de esos organismos, no son nuestros mismos tiempos. Nuestros tiempos urgen, exigen y reclaman medidas ya, señaló el exparlamentario.

El último informe de la comisión independiente de la ONU fue un espaldarazo importante para los venezolanos que anhelan el cambio.

Para Pérez Vivas se trata de un documento que además de evidenciar los desmanes del régimen en materia de Derechos Humanos, contra los presos políticos, hace referencia también a la crisis económica, política y social que viven los venezolanos, consideradas también violaciones a los DDHH.

El infierno es muy parecido a Venezuela en los reportes de los informes que abren los ojos al mundo. En este país, no hay luz, no hay agua, no hay medicinas ni hospitales que protejan a los ciudadanos. No hay gasolina, no hay servicios básicos que sirvan, no hay transporte, ni vialidad, sueldos de un dólar o dos. Esto y más, para de contar el dirigente.

Dándonos oportunidades
César Pérez Vivas es optimista. Apuesta definitivamente por darnos más y más oportunidades para alzar la voz al mundo. Esta vez, a través de la consulta popular que ha sido acogida por la Asamblea Nacional legítima.

“Esa consulta será un nuevo testimonio para pedir al mundo y a los organismos que no nos abandonen. Tenemos que seguir manifestándonos. Y ese será el instrumento para decirle al planeta entero que necesitamos su ayuda, ninguna manifestación está de más. Los tiempos de los organismos internacionales tiene que apegarse a las necesidades de nuestros tiempos”.