El pequeño Jhorwan Añanguren, de 11 años de edad, jugaba en el caudal del río San Pedro, de Los Teques, el pasado viernes 9 de octubre, cuando se lo llevó la corriente. Pero no fue sino hasta el martes 13 de octubre que funcionarios del Cuerpo de Bomberos de Miranda y de Protección Civil recuperaron su cadáver en avanzado estado de descomposición.

Jhorwan Añanguren residía en el sector El Mango del barrio El Nacional. Los uniformados habían ampliado el domingo su búsqueda hasta el río Guaire en Las Adjuntas, parroquia Macarao del municipio Libertador (Caracas).

Hallaron irreconocible el cadáver
Los padres de niño se trasladaron el mismo día del rescate hasta la morgue de Bello Monte, en Caracas, para identificar el cuerpo que estaba irreconocible. Efectivamente, un estudio de odontología permitió confirmar que se trataba del menor.

Los familiares habían realizado cadenas de WhatsApp y una campaña en las redes sociales. Pedían a los ciudadanos que vivieran cerca del río que estuvieran alertas y avisaran a las autoridades sobre cualquier dato que ayudara a localizar al niño o si lograban verlo.

 

Ir a la fuente original para seguir leyendo