La comisaria europea de Asociaciones Internacionales, Jutta Urpilainen, ha reclamado este jueves 15 de octubre la necesidad de llevar a cabo «inversiones urgentes» en América Latina y «construir alianzas verdes y digitales con CAF (el banco de desarrollo de América Latina)» para lograr un crecimiento sostenible en la región.

En el marco de la Conferencia del Banco de Desarrollo de América Latina CAF 2020 Relaciones Europa-América Latina celebrada de manera virtual, Urpilainen ha considerado imprescindible «promover inversiones y fomentar agendas comunes» con el continente.

En la presentación del acto, el presidente ejecutivo de CAF, Luis Carranza, incidió también en la necesidad de «potenciar instrumentos que ayuden a canalizar recursos y llevar adelante un programa de cerca de 500 proyectos en digitalización» en la región.

A su juicio, esto puede marcar la diferencia «entre perder 10 años por la pandemia o retomar el impulso del crecimiento y el desarrollo de Latinoamérica».

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, ha advertido de que América Latina corre el riesgo de volver a los niveles de pobreza extrema de 1990, mientras que en términos de pobreza moderada se alcanzarán las cifras de 2005, por culpa del coronavirus.

Grynspan ha insistido también en la necesidad que tiene la región de contar con ayuda internacional para salir de esta crisis y ha hecho un llamamiento a Europa para ser «un socio importante» en la recuperación al tiempo que ha recordado que las condiciones estructurales previas a la pandemia «tienen el potencial de aumentar las brechas de desigualdad y pobreza».

La vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Emma Navarro, ha incidido en la necesidad de que exista colaboración entre los diferentes bancos de desarrollo de la región para salir de la crisis y también ha llamado la atención sobre la necesidad de crear «un flujo inversor importante para afrontar las vulnerabilidades y los retos (de América Latina) del futuro».

El ministro de Economía y Finanzas de Ecuador, Mauricio Pozo, que tomó posesión hace unos días, ha recordado que su economía crecerá en 2021 hasta un 5 % debido al llamado «efecto rebote», pero que sería mucho más difícil la recuperación «sin el apoyo de los organismos internacionales».