Vulnerables. Así se encuentran médicos y enfermeras del Hospital Central de Maracay (HCM) quienes, además de no contar con los equipos de bioseguridad indispensables para evitar cualquier contagio, carecen de exámenes de laboratorio, rayos X y tratamiento médico en caso de resultar positivos de COVID-19.

Por Gregoria Díaz y Rafael Lastra Veracierto | Crónica Uno

Los que han dado positivo al diagnóstico de coronavirus deben costear los gastos que acarrea el tratamiento para combatir la enfermedad. Varios de los afectados han guardado el aislamiento en sus hogares y solo quienes presentan un cuadro clínico más comprometido son referidos a los centros centinelas de la entidad.

Irama Lira, representante de las enfermeras de Aragua ante la intergremial de salud de la región, además de la denuncia, exhorta a las autoridades de Corposalud y del principal centro asistencial del estado, para que garanticen al personal no solo del Hospital Central de Maracay, sino de los demás hospitales, ambulatorios, CDI y centros centinelas, los exámenes de laboratorio, radiografías y el tratamiento aplicable para COVID-19.

“Para nosotros no existen los rayos X, ni laboratorio dentro del Hospital Central de Maracay. El médico ocupacional les ordena a las colegas la realización de estos exámenes cada siete días y uno se pregunta, ¿cómo y con qué dinero?, si para nadie es un secreto que nuestros salarios apenas llegan a 2 dólares al mes, mientras una placa de rayos X está por el orden de los 5 millones de bolívares”, refiere la dirigente.

Calvario medicinal

El personal que ha resultado contagiado y que guarda aislamiento en sus hogares debe acudir cada siete días al HCM para una evaluación por parte del médico ocupacional. Tras esa evaluación, se determinará si el paciente requiere nuevos exámenes clínicos y rayos X para extender o no el reposo correspondiente.

Lee la nota completa en Crónica Uno

Seguir leyendo…

Glaudimar Hurtado Flores

Glaudimar Hurtado Flores

Periodista.