Habitantes de Guasipati, al sur de Bolívar, protestaron durante la noche de este 12 de octubre por la falta de combustible.

La desinformación hace estragos entre los municipios del sur de Bolívar, en relación con el despacho de gasolina en la entidad.

Habitantes de Guasipati, municipio Roscio, cerraron el paso por la troncal 10 que comunica con las demás poblaciones del sur de Bolívar, en reclamo por la falta de gasolina desde hace más de seis meses cuando comenzó la cuarentena por la pandemia de COVID-19.

«Guasipati tiene más de seis meses sin despacho de gasolina. Los encargados del suministro de combustible se hacen la vista gorda ante la anarquía», denunció Dario Graffe, habitante y dirigente de este poblado.

Ante la falta de gasolina, hacia el sur de Bolívar se consigue bachaqueada a 5 ó 6 dólares por litro. En municipios como El Callo  incluso se revende en gramas de oro.

En El Callao llegó gasolina este 12 de octubre, después de estar sin abastecerse desde marzo. Sin embargo, la alegría duró poco porque este martes estaban nuevamente sin despacho de combustible.

«Mi esposo hizo la cola y ya hoy (13 de octubre), a las 9:00 a.m., casi entrando a la estación de servicio, dijeron que se acabó la gasolina», denunció una habitante callaoense.
Afirnó que un litro de gasolina la venden a uno o dos millones de bolívares.
«No todo el mundo tiene para gastar esa cantidad de dinero todos los días. Si compras gasolina, no comes. Y si comes  entonces no tienes cómo movilizarte», lamentó.

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia