Imagen de archivo del presidente de Francia, Emmanuel Macron, hablando en una conferencia de prensa en Vilna, Lituania. 28 de septiembre, 2020. REUTERS/Ints Kalnins.

El Gobierno francés tiene identificados a 251 extranjeros en situación irregular fichados por los servicios secretos por radicalismo terrorista con la intención de expulsarlos, la mayor parte de los cuales están actualmente encarcelados.

Esta cifra la comunicó este martes el ministro del Interior, Gérald Darmanin, en una conferencia de prensa en la que dijo que ha previsto mantener reuniones con los prefectos (delegados del Gobierno) para hacer un seguimiento individual de esos expedientes.

Darmanin explicó que los servicios secretos tienen fichados en total 22.000 individuos por constituir una potencial amenaza terrorista, de los cuales 4.111 son extranjeros y 851 estaban en situación irregular.

De esos 851 sin papeles sospechosos de estar vinculados con movimientos radicales (en su inmensa mayoría integrismo islámico), ya se han tomado decisiones judiciales o administrativas para 661 y se les han aplicado de forma efectiva a 428.

De los restantes, hay 151 a los que no se puede expulsar, por ejemplo porque sus países de origen no son seguros, como ocurre con Libia, y 180 están actualmente en prisión.

Al final, quedan “231 personas a las que tenemos que expulsar, que están en situación irregular y que son objeto de seguimiento por sospecha de radicalización”, subrayó el ministro del Interior, quien también ofreció otros datos sobre la intensificación de la lucha contra el tráfico de drogas.

Desde el 1 de septiembre se han realizado 154.687 controles con 831 detenciones por el consumo y el tráfico de estupefacientes.

Las fuerzas del orden han requisado en ese tiempo 2,1 toneladas de cannabis, 43,6 kilos de heroína, 644 kilos de cocaína, así como 955.419 euros en efectivo y 136 armas, detalló. EFE