El régimen de Nicolás Maduro se encargó de acabar con todas las industrias del país, dejando así una nación sin electricidad, agua potable, gas o alimentos.

Además de afectar directamente a los hogares venezolanos, los comercios también están en crisis porque no pueden producir ni vender su mercancía.

El Vicepresidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Lorenzo Araujo, explicó que las fallas en los servicios públicos más el aumento de impuestos municipales, agravan la crisis de los comercios. Adicionalmente, explicó que las ventas han disminuido significativamente.

“En el caso del Instituto Municipal del Ambiente, lo que es el pago del aseo urbano, se han visto con unos incrementos muy grandes lo cual es muy difícil de costear en este momento en el cual el comercio está buscando la manera de sobrevivir”, dijo Araujo.

El representante de la Cámara explicó que, en las últimas semanas, el aseo urbano aumentó 300%.

Asimismo, detalló que los negocios de alimentos, como las panaderías y los restaurantes, han disminuido su actividad comercial por la falta de gas y electricidad.

Araujo dijo que las autoridades del estado están regulando los servicios públicos en los comercios para poder llevar el servicio a los hogares.

“Entendemos que los hogares también necesitan su suministro de gas pero esta es una necesidad básica para operar en cualquier tipo de negocio”, agregó.

Igualmente, informó que 90% los negocios de alimentos tienen meses sin recibir el servicio del gas.

Presidencia

MV

Categoria: