Foto de archivo de la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya, en una entrevista con Reuters en Madrid. Ago 14, 2020. REUTERS/Juan Medina

España mantiene su postura frente a Nicolás Maduro: no reconocerá el resultado de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. Sólo un milagro de última hora, en forma de retraso hasta el año que viene, provocaría un cambio en la posición del Gobierno español.

Por Daniel Lozano / El Mundo

Así lo ha reiterado hoy Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores, tras la reunión del Consejo en Luxemburgo, durante el cual los ministros manifestaron su apoyo al Alto Representante de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, para que no ceda en su política de facilitar el diálogo entre la revolución bolivariana y la oposición democrática.

“Las elecciones parlamentarias del 6-D no reúnen los requisitos necesarios desde un punto de vista democrático. Si esas condiciones democráticas no se dan, no podremos reconocer los resultados”, reiteró González Laya tras la información suministrada por Borrell.

El régimen chavista ha programado unas elecciones fraudulentas para recuperar el control del Parlamento, pese a que sus apoyos populares se sitúan en torno al 15%. Maduro ordenó la intervención de los principales partidos de la oposición, entregados a marionetas políticas al servicio del chavismo, además de inhabilitar a sus dirigentes, imponer un Consejo Nacional Electoral (CNE) al servicio de la revolución, cambiar la ley electoral a su favor y apuntalar el habitual ventajismo estatal de cara a las urnas, entre otras estrategias.

Para leer la nota completa ingrese AQUÍ

Johanny Bermudez Castro

Periodista viviendo en los EE.UU.