Caracas, 13 de octubre de 2020. A pocas horas del segundo choque en eliminatorias suramericanas, la selección de Bolivia se ve incursa en un escándalo, sobre todo su entrenador, el venezolano Cesar Farías.

Farías recibió una demanda por parte de la FIFPRO, por discriminación a dos jugadores del club Always Ready. Además de presiones en conexión con una agencia de representación.

Con respecto al primer hecho se señala lo siguiente: “Los señores Fernando Saucedo y Samuel Galindo han sido objeto de discriminación por parte del Sr. César Farías, quien ha tenido una conducta no solo repudiada desde el punto de vista ético y moral, sino que ilegítima, en directa contravención con varias disposiciones de los Estatutos de la FIFA”, señala FIFPRO.

Por otro lado, también se indica que el entrenador de Bolivia tendría nexos con la empresa ‘Agencia 360 Invictus’: “En su posición como Director Técnico presionó a los jugadores a firmar con dicha agencia un contrato de representación, a cambio de un lugar en la selección”, se añade en la denuncia.

Desde la FABOL indican que la empresa 360 Invictus SRL que lleva los asuntos deportivos de Farías pretendió extorsionar a futbolistas internacionales señalando que si no renovaban sus vínculos con la agencia de representación no estarían en la lista de convocados.

Con información de agencias de noticias

Dos equipos abandonan el Giro de Italia por casos de COVID-19

Seguir leyendo…