El Consejo Nacional Electoral (CNE) inició este lunes 12 de octubre la auditoría de las máquinas de votación para las elecciones parlamentarias, de acuerdo a lo establecido en el cronograma electoral.

El proceso busca verificar el correcto funcionamiento del sistema automatizado de cara a los comicios del próximo 6 de diciembre.

Para ello, desde el Centro de Operaciones Estratégica del CNE, se realiza una revisión al hardware, software y datos de la máquina de votación, incluyendo la revisión del código fuente y datos, así como pruebas en la máquina de votación.

En la auditoría están presentes técnicos electorales designados por los partidos políticos.

El CNE señaló que además se cuenta con la interacción, en tiempo real por videoconferencia, de “expertos electorales del Ceela (Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica), Argentina, Turquía, Rusia y Sudáfrica”.

Indicaron que para optimizar esa interacción instalaron “una sala de traducción simultánea” en sus instalaciones.

El ente aseguró que el proceso, que es transmitido en directo, se cumple “con estricto cumplimiento del plan estratégico de bioseguridad”.

La auditoría se realizará a partir de este lunes y hasta el próximo viernes 23 de octubre.

Máquinas de votación

El pasado 4 de octubre el CNE anunció que lote de máquinas de votación que se usarán en las elecciones parlamentarias habían llegado al país. La presidenta del ente, Indira Alfonzo, dijo en una entrevista a Unión Radio que se espera que una segunda tanda llegue a finales de mes.

La funcionaria aseguró que los equipos poseen “con un sistema de identidad biométrico de vanguardia”. Agregó que un elector solo tardará frente a la máquina entre dos a tres minutos para ejercer su derecho al voto, en aras de garantizar un proceso rápido especialmente necesario en el contexto de la pandemia del COVID-19.

El vicepresidente del CNE, Leonardo Morales, había anunciado, día atrás, que además las máquinas de votación tienen autonomía para operar unas 11 horas continuas en caso de fallas eléctricas.

Foto: CNE

Efecto Cocuyo