El tanquero de productos petroquímicos Maersk Messina. Foto: William Leach Jr.

Un cargamento de gasolina iraní que fue incautado por Estados Unidos llegó a Nueva Jersey, intensificando una batalla legal sobre quién es su legítimo propietario.

Por Julian Lee y Lucía Kassai | Bloomberg

Traducción libre por lapatilla.com

El Maersk Messina está amarrado en Carteret, Nueva Jersey, según los datos de seguimiento de barcos compilados por Bloomberg. Es el segundo de dos cargamentos de gasolina iraníes traídos a los EE. UU. después de ser confiscados a principios de este año por violar las sanciones mientras se dirigían a Venezuela. El mes pasado, el Maersk Progress descargó 557.712 barriles de gasolina iraní en Nueva York, según datos de la Aduana de Estados Unidos.

Cuatro petroleros que transportaban gasolina iraní fueron interceptados este verano en una medida sin precedentes de la administración Trump, que ha sancionado a la industria petrolera de Venezuela en un esfuerzo por derrocar a Nicolás Maduro. Los armadores entregaron los cargamentos y los trasladaron a otros buques tanque que los llevaron a Estados Unidos. El Departamento de Justicia elogió la captura de 1,16 millones de barriles de petróleo como la “mayor incautación de cargamentos de combustible de Irán”.

La administración Trump debe probar su caso de decomiso antes de que se pueda vender el petróleo. La denuncia de Estados Unidos que alega que los cargamentos son activos del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, una organización terrorista extranjera designada, es cuestionada por los propietarios de los cargamentos. Mobin International Limited, Oman Fuel Trading Ltd y Sohar Fuel Trading LLC FZ han presentado una moción de desestimación. Erich Ferrari, un abogado que representa a los propietarios de los cargamentos de gasolina, declinó hacer comentarios.

El Departamento de Justicia, que figuraba como destinatario del combustible descargado a fines de septiembre, se negó a comentar cuando se le preguntó sobre la llegada de los petroleros.

Irán suministró gasolina por primera vez a una Venezuela hambrienta de combustible en mayo, cuando llegó el primero de cinco barcos. La posterior confiscación estadounidense de cargamentos no logró evitar que Irán enviara más combustible a la nación sudamericana, que enfrenta una escasez crónica en medio de sanciones paralizantes. Otros tres buques iraníes que transportaban gasolina llegaron a Venezuela a fines de septiembre.

Hasta la fecha, Venezuela ha recibido alrededor de 2,37 millones de barriles de gasolina de Irán.