12 de octubre 2020 | 12:47 pm

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intentará dejar atrás su contagio de COVID-19 al retomar los actos de campaña este lunes, en el inicio de un recorrido de tres semanas antes de las elecciones del 3 de noviembre con un mitin en el estado de Florida.

El evento en el aeropuerto de Sanford, Florida, será el primer mitin de campaña de Trump desde que reveló el 2 de octubre que dio positivo a la prueba de COVID-19.

Trump, quien pasó tres noches en el hospital para recibir tratamiento, dijo el domingo que se había recuperado completamente y que ya no era infeccioso, pero no detalló si había dado negativo para coronavirus.

El presidente republicano, de 74 años, pretende cambiar la dinámica de una carrera que las encuestas de opinión nacionales y algunas estatales muestran que pierde frente a su contrincante demócrata Joe Biden, de 77 años.

Durante meses, Trump trabajó furiosamente para desviar la atención pública del virus y su manejo de la pandemia, que ha infectado a casi 7.7 millones de personas en Estados Unidos, ha matado a más de 214,000 y ha dejado a millones sin trabajo.

Su propia enfermedad ha puesto el foco de atención en su respuesta al coronavirus durante el último tramo de la carrera.

Inversionistas buscan ganadores y perdedores en Bolsa

Biden, a Ohio

En una señal de nuevo optimismo, Biden se dirigió el lunes a Ohio, un estado que Trump ganó por 8 puntos porcentuales en 2016 y que con casi toda seguridad debe ganar para ser reelecto. Es el segundo viaje de campaña de Biden en dos semanas a Ohio, que una vez se pensó que estaba fuera del alcance del demócrata, pero donde las encuestas muestran ahora una carrera reñida.

El mitin de Trump en Florida, y los mítines planeados en Pensilvania el martes, Iowa el miércoles y Carolina del Norte el jueves, serán observados de cerca para ver si el presidente ha cambiado su enfoque de campaña desde que contrajo el virus.

Los críticos lo culpan por no haber alentado a sus partidarios en los eventos de la campaña, e incluso al personal de la Casa Blanca, a usar cubrebocas y a cumplir con las pautas de distanciamiento social. Al menos 11 ayudantes cercanos de Trump han dado positivo para el coronavirus.

Parado solo en un balcón de la Casa Blanca el sábado, un Trump sin mascarilla instó a cientos de partidarios, en su mayoría negros y latinos, a ayudar a conseguir el voto. La mayoría de la gente usó mascarillas pero ignoró las pautas de distanciamiento social.

Biden, quien ha dicho que es irresponsable que cualquier candidato realice eventos en los que los asistentes no lleven máscaras o se distancien socialmente, arremetió contra el enfoque del presidente.

El presidente Trump viene a Sanford hoy trayendo nada más que un comportamiento imprudente, retórica divisiva y alarmismo

dijo Biden, el exvicepresidente demócrata en una declaración.

Florida, en juego

Trump dijo a Fox News en una entrevista el domingo que se sentía bien y citó el memorándum de su médico del sábado diciendo que se había hecho una prueba que demostraba que ya no era infeccioso.

Pasé la prueba más alta, los estándares más altos, y estoy en gran forma

dijo Trump en ‘Sunday Morning Futures’.

Trump también dijo, sin presentar pruebas, que ahora era inmune, una afirmación que Twitter marcó por violar las reglas de la red social sobre información engañosa relacionada con COVID-19.

La investigación científica no ha sido concluyente en cuanto al tiempo que las personas que se han recuperado de COVID-19 tienen anticuerpos y están protegidos de una segunda infección.

Las encuestas más recientes en Florida, donde una derrota de Trump reduciría dramáticamente su posibilidad de reelección, muestran a Biden con una pequeña ventaja.

Benito Zambrano

Editor Jefe de Extra Venezuela