“Los obispos debemos ser muy prudentes al momento de decidir cuándo pueden ser abiertos los templos a la feligresía”, declaró, para ElImpulso.com el cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo emérito de Caracas.

Por: El Impulso

Dijo que la pandemia es muy peligrosa y, por tanto, la Iglesia no puede exponer a que los feligreses puedan arriesgarse a contraer esa enfermedad.

Además, no tenemos seguridad de la situación real de esa enfermedad, ya que las cifras oficiales de coronavirus no son confiables para otras instituciones, dijo aludiendo a las dudas que han manifestado la Federación Médica de Venezuela y las Academias.

Nosotros, indicó, hemos previsto reunirnos, en noviembre, para analizar la posibilidad de abrir las iglesias, siempre y cuando se tenga la confirmación de que la pandemia haya sido controlada.

Conviene resaltar que en Europa se habían reanudado algunas actividades y de pronto se observó que la enfermedad tomó mayor fuerza y ya vemos que se han vuelto a tomar medidas preventivas de urgencia.