La curva de contagios de coronavirus en Venezuela, según cifras oficiales, se moderó a menos de mil diario en la última semana.

Y ya Nicolás Maduro da por sentado que «hay una tendencia lenta pero sostenida en la disminución de casos» pero parlamentarios opositores y autoridades regionales aseguran que las pruebas PCR están centralizadas en Caracas.

El político chavista se vanagloria de esa modalidad de cuarentena 7×7 que consiste en radicalizar la cuarentena una semana y flexibilizar en la siguiente.

«Este 12 de octubre arranca la cuarentena radical. Yo prefiero mantener el 7 más 7. Es decir, una semana de flexibilización y otra de cuarentena, así hemos logrado bajar la curva de contagios», comentó.

Autoridades regionales denuncian que las pruebas PCR están centralizadas en Caracas

Organizaciones no gubernamentales como Médicos Unidos Venezuela han tenido que llevar un conteo paralelo de fallecidos e infectados de Covid-19 porque no dan credibilidad a que la curva de contagios haya bajado.

Además, autoridades regionales han denunciado que las pruebas PCR (en español RCP, reacción en cadena de la polimerasa) se realiza casi exclusivamente en el Laboratorio de Biología Molecular del IVIC (Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas), en Caracas.

La capacidad de diagnostico en Venezuela, una nación con más de 30 millones de habitantes, depende de lo poco que puedan hacer en el Distrito Capital. Aunque, el Hospital Central de San Cristóbal también está autorizado por el Ministerio de Salud del régimen socialista para la detección de casos de covid-19, es decir, tenemos dos centros de atención para identificar a los venezolanos contagiados por la pandemia.

En cambio, Colombia tiene 81 laboratorios disponibles para contabilizar los infectados; en Perú hay 19 y en Ecuador 21.

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia