La llegada de cargamentos de combustible desde Irán en los últimos días y, según el gobierno de Nicolás Maduro, la reactivación de dos de las principales refinerías del país permitieron reabastecer gasolineras tras semanas de kilométricas colas.

Asimismo Maduro aumentó a 50 centavos de dólar el litro de combustible de alto octanaje, pero mantuvo un alto subsidio con una tarifa en bolívares; según información del diario El Comercio.

Muchos venezolanos se ven obligados a hacer interminables filas por combustible subsidiado a pesar de la entrada en vigencia el pasado 5 de octubre del plan pico y placa.

Los USD 20 necesarios para llenar el tanque de un auto utilitario pueden ser un lujo en un país donde el ingreso mínimo mensual, salario más un bono de alimentación, ha quedado muy rezagado (menos de 2 dólares).

Según testimonios que Caraota Digital pudo recaudar en las filas por suministro de combustible se pudo estimar que usuarios igual siguen haciendo entre 2 y 5 horas de cola.

A pesar de ser una reducción considerable de las hasta las más de 48 horas que ha pasado un caraqueño en semanas pasadas para poder abastecer, la disminución se debe al pico y placa y no al aumento de distribución de gasolina.

Maduro informó el miércoles que este sistema se implementará del 5 de octubre al 5 de noviembre por el arribo de gasolina desde Irán.

“Está llegando del exterior lo que compramos para octubre. Hacemos compras para meses sucesivos, a pesar de que el gobierno de Estados Unidos confiscó tres barcos que venían al país”, dijo.

“Ya Venezuela está produciendo todo lo que necesita para el consumo interno (de gasolina). Hemos levantado dos refinerías”, insistió.

Al país han llegado hasta ahora los buques Fortune y Forest. Se espera el arribo de Faxon para finales de esta semana.

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia