La estatal Petróleos de Venezuela S. A. (Pdvsa) reinició una unidad de destilación al vacío en la refinería Cardón, según lo informado por una fuente a Argus.

Reuters/Carlos Garcia Rawlins

Además esperan reiniciar su unidad reformadora de nafta de 54.000 barriles por día de capacidad a principios de la próxima semana.

De acuerdo con esta información, la unidad de alto vacío AV-3 está procesando hasta 45.000 barriles por día de combustible residual obtenido de la unidad de destilación de crudo CD-1 en Cardón y de la unidad de destilación de crudo CD-4 en la refinería de Amuay.

En total, en el complejo de refinación CRP se estarían procesando 127.200 barriles por día de crudo de 23-26°API, señaló un gerente.

Se conoció que la producción de la unidad de vacío será procesada por el craqueador catalítico fluido que tiene una capacidad instalada de 86.000 barriles por día, lo que podría permitir que Pdvsa aumente la producción de gasolina a 50.000 barriles por día para finales del mes de octubre mientras no se registre ninguna avería en los equipos.

Además precisó que mantener la unidad de destilación al vacío en Cardón es clave para lograr el éxito en los esfuerzos que estarían haciendo desde Pdvsa para producir gasolina y poder abastecer el país.

Asimismo, se espera que una segunda unidad de destilación de crudo en Cardón, la CD-3, sea reiniciada este mismo mes.

Pese a esto, el gerente y algunos dirigentes sindicales que suministraron la información, se mantienen escépticos de que Pdvsa logre elevar la producción de gasolina.

“No tenemos suficiente producción de crudo upstream de la división occidental del Lago de Maracaibo ni la mano de obra y los recursos técnicos necesarios para aumentar la producción rápidamente… La producción de crudo insuficiente limita nuestra capacidad para aumentar los volúmenes de aguas abajo a menos que el gobierno esté dispuesto a redirigir parte de la producción de los mercados de exportación al CRP», señaló el gerente.

Al mismo tiempo, aseguran que los problemas de refinación que se registran en Venezuela se deben a la mala gestión y la falta de mantenimiento.