CNN

Caracas.- La presidenta encargada de Bolivia, Jeanine Áñez rindió homenaje este viernes a los Beneméritos de Ñancahuazú, los militares que capturaron y  asesinaron hace 53 años al guerrillero Ernesto Guevara, mejor conocido como el Che Guevara.

Lea también: Venezuela registró 677 nuevos casos de COVID-19 en las últimas 24 horas

El acto conmemorativo fue celebrado en la ciudad de Santa Cruz y presidido por la mandataria boliviana, quien recordó a los 47 ciudadanos caídos por el terrorismo que introdujo en su país el Che Guevara, al que describió como ejecutor de «asesinatos cobardes».

«Hoy rindo homenaje a estos 47 heroes y hoy envío como presidenta, mujer y madre boliviana envío mi abrazo de todo corazón a aquellas madres que perdieron a sus hijos en esa miserable invasión comunista», dijo Áñez. 

Aseguró que la soberanía de su país se «respeta» y reivindicó la muerte del Che como una lección de Bolivia al mundo contra «la dictadura comunista».

«La lección que aprendió el invasor con la muerte del Che Guevara es que la soberanía boliviana se respeta y la lección que dimos los bolivianos al mundo con derrota y muerte del guerrillero es que la dictadura comunista aquí no tiene paso», apuntó.

Áñez calificó el enveto como el «mejor homenaje y desagravio a los bolivianos caídos para frenar al Che y a su invasión criminal y comunista».

Ernesto Guevara fue fusilado el 9 de octubre de 1967, a la edad de 39 años, en la localidad La Higuera en Bolivia.