Una fuerte caída en las ventas reportan los kiosqueros, quienes ante la crisis, ahora además de periódicos ofrecen alimentos, ropa o lo que salga. “¿Cómo vamos a vender algo si no hay efectivo? Además, obtener el punto de venta no es fácil y menos en pandemia. Muchos de nosotros hemos dejado de abrir por eso”, expresa Marcos López.

Por Ronny Mendez / laverdaddevargas.com

Con o sin cuarentena radical han podido abrir y claman ser tomados en cuenta para adquirir los puntos, lo que les permitiría aumentar las ventas.

Manuel Galindo tiene un kiosco en Pariata. “Actualmente solo vendo café y cigarros, cuando antes vendía frutas, pero los aumentos han hecho que no las vuelva a comprar. Sin efectivo en la calle y sin punto de venta es muy difícil mantenerse».

Quienes cuentan con un punto de venta han preferido dejar a un lado los periódicos -los pocos que sobreviven- para vender venden ropa, películas, frutas y víveres.

Aseguran que de esta forma se mantienen a pesar de las adversidades porque pueden ganar más del salario mínimo. Quienes están bien ubicados aseguran que pese a la crisis las ventas no son tan malas, especialmente si el pago móvil y el punto no se cae.