Caracas, 11 de octubre de 2020. El director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), Eudis Girot, aseguró este sábado que dos buques petroleros con gasolina cumplen cuarentena por el COVID-19.

Asimismo, indicó que uno de ellos es el Luisa Cáceres de Arismendi que se encuentra en la bahía de bozuelos en el estado Anzoátegui y el buque Tamanaco, cumple aislamiento en la bahía de Falcón.

La tripulación del Luisa Cáceres de Arismendi tiene COVID-19. “el barco está en cuarentena con un cargamento de 10 mil barriles de gasolina que no pueden ser descargados, porque no se han cumplido con las normas de la Organización Mundial de la Salud(OMS)”, denunció Girot.

“De igual forma están el tanquero gasolinero Negra Hipólita, Manuela Saenz, Tamanaco“, agregó.

Por otra parte, denunció que los trabajadores tienen que laborar en precarias condiciones. “Laboran 6 meses continuos sin los implementos de seguridad, les han racionado el agua y la comida. Apenas devengan Bs. 400.000 quincenales”, señaló.

En relación al suministro de combustible, criticó los retrasos en el plan presentado por la administración de Nicolás Maduro. “En el país existían 2.500 gandolas para llevar la gasolina a las estaciones de servicio y apenas están funcionando 469 gandolas y de esas, la mayoría están malas“, acotó.

En este sentido, indicó que la escasez de combustible en el país se acentuará más, debido a la falta de mantenimiento de las gandolas.

Ver esta publicación en Instagram

Venezuela corre riesgo de quedarse sin barcos gasolineros y petroleros, ya que la tripulación está afectada por covid19. Los tanqueros Luisa Cáceres de Arismendi, Paramaconi y Tamanaco están en cuarentena. El presidente de PDVmarina, Cesar Romero, incumple las normas de la OMS, violando las medidas de bioseguridad. La tripulación de los buques Negra Hipolita, Manuela Saenz, Paramaconi, Tamanaco, Luisa Cáceres de Arismendi, etc. están sometidos a condiciones infrahumanas de trabajo: les racionan el agua y la comida, eliminaron la atención médica, no hay dotación de equipos de seguridad y, a pesar de que permanecen a bordo 6 meses continuos, devengan 400 mil bs semanales y les eliminaron los incentivos que por ley les corresponden. Los buques están en condiciones precarias llegando casi al colapso operativo, al extremo que las tuberías de descargas de gasolina están deterioradas.

Una publicación compartida por Eudis Girot (@eudisgirot) el

Seguir leyendo…