La abogada defensora de derechos humanos, Tamara Suju, aseveró este viernes 9 de octubre que un grupo de personas desconocidas hackearon la base de datos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), organismos de seguridad controlados por el régimen de Nicolás Maduro. 

Reuters

«Venezuela, me dicen que hackeraron las bases de datos del Sebin y Dgcim. Nombres, cuánto ganan, centros clandestinos de tortura, ‘alias’, etc. Muy interesada por favor, a los responsables, por aquí estoy ¡atenta!», escribió la activista en su cuenta de Twitter.  

Ambas organizaciones son acusadas de violar derechos humanos en Venezuela y ser los brazos ejecutores del régimen, cuya cúpula está señalada de ser responsable de presuntos crímenes de lesa humanidad cometidos en el país.  

De acuerdo a una misión de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el Sebin y la Dgcim son muy disciplinados al momento de ejecutar las torturas, es decir, los oficiales de alto rango tienen un control efectivo sobre los perpetradores y conocimiento de sus acciones. 

Según lo expresó la misión de la ONU, las técnicas más utilizadas por los funcionarios para torturar son posiciones de estrés, asfixia, golpes, descargas eléctricas, cortes y mutilaciones, amenazas de muerte, tortura psicológica, tratos crueles, inhumanos y degradantes, incluidos actos de violencia sexual.