En los últimos años los municipios del sur del estado Bolívar, se han convertido en el epicentro de la violencia contra las mujeres y de la explotación sexual de niñas y adolescentes.

Esta es otra de las desgracias causadas por la minería ilegal, el atroz ecocidio registrado en el Arco Minero son las principales causas.

La activista activista social María López, ha sido enfática al hacer estas denuncias. La mujer, además es miembro del equipo de Griselda Reyes en Bolívar. 

La Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía citadas por López; ha hecho un recuento importante. Y en nueve meses de 2020 se documentan 15 femicidios, 13 de estos entre enero y agosto de este año. 

Lea también: AN denuncia incremento de represión de Maduro a protestas en Venezuela

López ha detallado que los dos últimos crímenes fueron perpetrados contra las ciudadanas Giannelly Pirrongeli y Raquel Araque Pita, en los municipios Piar y el Callao de Bolívar, respectivamente. De acuerdo a su descripción, Araque Pita (17) fue asesinada a puñaladas por su padrastro Sanin Quintero (48), mientras que Pirrongeli (23), con siete meses de embarazo, cayó víctima de su pareja. 

«Esto es el reflejo de la más dura descomposición social que atraviesa Venezuela, producto de dos décadas de desgobierno», acentuó la portavoz.

Agregó que Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia define el femicidio como la forma más extrema de violencia de género causada por odio o desprecio a su condición de mujer.

Además de estos dramáticos casos, López argumentó su tesis señalando que en el municipio Caroní, entre julio y agosto se registraron 22 casos de violencia, 13 de estos perpetrado contra menores entre los 14 y 17 años, abusadas sexualmente en la mayoría de los casos. 

Ante esta desoladora realidad, López cuestionó la falta de acciones legales del Ejecutivo que frenen este flagelo y que sigue convirtiendo a las mujeres venezolanas en blancos de los más terribles ataques.

Ir a la fuente