Unas son de cal y otras de arenas para Pdvsa. Al tiempo que se anunció la reactivación de la unidad de destilación de la refinería de Cardón, este viernes un inusual humo amarillo alertó a los habitantes de las comunidades cercanas a la Refinería El Palito, en Puerto Cabello.

El evento fue consecuencia de la paralización abrupta del reactor de la planta de craqueo catalítico (FCC) encargada de la producción de gasolina para 10 estados del país, en una falla denominada “flujo inverso”, correspondiente al retroceso a alta velocidad del crudo que pasa por las tuberías, informa el portal Caraota Digital.

El problema, de acuerdo con fuentes internas de la instalación de Pdvsa, no podría ser solventado en menos de 15 días. “Se paralizó el calderín o la bomba que surte a la bandeja del reactor, que es la bomba principal que envía crudo al reactivo para producir gasolina. Y eso es grave”, indicó el vocero.

Funcionarios del cuerpo de Bomberos de Pdvsa actuaron rápidamente para impedir consecuencias mayores en el lugar. Diferentes voceros han advertido que por falta de mantenimiento y de inversiones necesarias, en cualquier momento puede colpasar la refinería de la costa carabobeña.

En abril de este año fue reactivada la refinería tras más de dos años de paralización, y ha tenido muchos inconvenientes que se han derivado en una producción intermitente de poco más de 20% de su capacidad instalada con 30.000 a 35.000 barriles diarios de gasolina, de 140.000 que se pueden producir en la planta.