Hay una situación desigual de género histórica entre las personas galardonadas en todas las categorías. La primera mujer en recibir un Nobel fue la sueca Selma Lagerlöf en 1909.