La activista medioambiental sueca Greta Thunberg y la Organización Mundial de la Salud (OMS), encabezan las quinielas previas al Nobel de la Paz, que se otorgará mañana en Oslo y para el que no hay ningún favorito claro a suceder al presidente etíope Abiy Ahmed.

Aunque la OMS y Thunberg, que ya era una de las candidatas más sólidas el año pasado, lideran las listas de las casas de apuestas, ambas candidaturas despiertan dudas considerables.

En el caso de la OMS, a la que se premiaría por su labor en la lucha contra la pandemia de coronavirus, el problema es que el plazo de presentación de candidaturas se cerró el 31 de enero, aunque los miembros del Comité Nobel pueden nominar hasta la primera reunión, en febrero: ambas fechas son anteriores al estallido de la crisis mundial causada por el COVID-19.

Thunberg, que en enero cumple 18 años, fue uno de los nombres de 2019, tras pasar de promover una huelga escolar semanal frente al Parlamento sueco contra el cambio climático a encabezar el movimiento global “FridaysForFuture” (Viernes por el Futuro), ser recibida por líderes mundiales e intervenir en cumbres de la ONU.

Ni un hipotético premio a la OMS ni a Thunberg se ajustaría exactamente a los criterios que en su día dejó escritos el magnate sueco Alfred Nobel, su creador: debe reconocer a quienes contribuyan “al hermanamiento de los pueblos y a la eliminación o reducción de armamento, así como formar o impulsar congresos de paz”.

Pero el Comité Nobel noruego no siempre se ajusta del todo a ellos y ya otorgó en el pasado premios “medioambientales”, como ocurrió con la keniana Wangari Maathai (2004), Al Gore y Rajendra Pachauri (2007).

La juventud de Thunberg ha sido apuntada también como un factor en su contra, si bien la adolescente paquistaní Malala Yousafzai fue galardonada en 2014 a los 17 años por su lucha contra la represión de niños y jóvenes y su derecho a la educación, conjuntamente con el presidente de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil, el indio Kailash Satyarthi.

Foto: vía Pulso

Ir a la fuente