Transeúntes con mascarillas en Japón. Foto: Issei Kato / Reuters

En Japón, ocho meses después de registrar los primeros casos de coronavirus, todavía no se han impuesto confinamientos obligatorios, multas o cuarentena y, sin embargo, la vida vuelve poco a poco a la normalidad.

Por La Nación 

Las escuelas, restaurantes y bares están abiertos, sus puntuales trenes vuelven a estar repletos y el gobierno implementa campañas nacionales para incentivar a la población a viajar dentro del país o comer afuera, como estrategias para recuperar la economía. Es, según sus autoridades, el resultado de un “acercamiento único” a la pandemia que les ha ayudado a mantener el virus a raya y reducir el impacto económico.

Según datos oficiales, hasta este miércoles, la nación asiática había registrado unas 1500 muertes y poco más de 82.000 casos, mientras el índice de mortalidad por 100.000 habitantes rondaba el 1% (en Estados Unidos, por ejemplo, es 59%).

Aprender a vivir con el virus

“En Japón estamos usando un acercamiento diferente al que se ha utilizado en la mayor parte del mundo”, le dice a BBC Mundo el doctor Hitoshi Oshitani, profesor de virología de la Facultad de Medicina de la Universidad Tohoku. “En casi todo el mundo, la estrategia ha sido intentar contener el coronavirus. Desde el principio, nosotros no tuvimos ese objetivo. Optamos por algo diferente: decidimos aprender a vivir con este virus”, agrega.

Para leer más, ingresa aquí