Diario La Razón / Caracas 8 octubre, 2020

“El gobierno corrupto hará fiesta con los dineros públicos”, explicó el economista José Guerra en entrevista con La Razón sobre el propósito del nuevo instrumento legislativo

Enrique Meléndez

En opinión del economista, diputado de la Asamblea Nacional y profesor universitario, José Guerra, nunca en la historia se habían otorgado poderes a un presidente; como lo hace la Ley Antibloqueo, que Nicolás Maduro introdujo, para su aprobación, en la Asamblea Nacional Constituyente, y que prácticamente lo coloca a éste como una especie de monarca absoluto.

¿Usted no cree que ante la guerra económica, que se ha desatado en contra de la revolución bolivariana, se justifica una Ley Antibloqueo?

– Acá no hay guerra económica sino un régimen que le declaró la guerra a la economía. La llamada Ley Antibloqueo no tiene ningún sentido. Con las leyes vigentes y el Decreto de Emergencia Económica es más que suficiente para reordenar la economía. El problema de fondo es un modelo político y económico absolutamente disfuncional que arruinó a Venezuela y ahora toca la reconstrucción.

Se señala que la ley le otorga poderes extraordinarios al Ejecutivo Nacional en los manejos del Estado ¿Acaso en otros gobiernos también de la época de la República civil no se otorgaron esos poderes?

– A ningún Gobierno entre 1959 y 1999 se le otorgaron los poderes que esta ley le otorgaría a Maduro, quien prácticamente sería una especie de monarca absoluto. Fíjese que según el artículo 17 de esa ley y la disposición transitoria dos, literalmente, se deroga cualquier ley, incluyendo las orgánicas y la propia Constitución. Esto es una aberración porque las leyes se derogan por otras leyes.

“Esta ley deroga la Constitución”

“Pero hay un tema crucial y es el hecho que, de acuerdo con la Constitución vigente, quien tiene la facultad de elaborar las leyes es la Asamblea Nacional. Y ello nos lleva a otro asunto: ¿puede una Constituyente moribunda aprobar una ley que deroga la Constitución? La respuesta obvia es que no puede”, indicó.

“Desde mi punto de vista, espero que esta experiencia trágica nos deba enseñar que nunca más debemos tener Asambleas Constituyentes que otorgan poderes supraconstitucionales a una persona. Herman Escarrá va a quedar como uno de esos personajes de la picaresca venezolana”.

¿Es legítimo este tipo de instrumento legal, que se aprueba en la Asamblea Nacional Constituyente, y que lleva el calificativo de constitucional?

– Las Constituyentes fueron concebidas para realizar cambios fundamentales en la estructura del Estado, no para aprobar leyes. La aprobación de leyes es una atribución del parlamento. Maduro se va hacer el harakiri con esa Ley Antibloqueo; en primer lugar, porque se ha aislado cada vez más; por cuanto un sector del chavismo está en contra de la ley, es el caso del PCV, PPT, hombres como Brito García y Mendoza Potellá, chavistas confesos. En segundo lugar, porque nadie va invertir en un país donde está cuestionada la legalidad. Insisto, con la Ley Antibloqueo se deroga de facto la Constitución.

¿Se trata de una ley que busca modificar el marco legal vigente?

– No solo se busca modificar el marco legal vigente. Peor aún, se deroga la Constitución. Este es un cambio de fondo. Estamos ante un golpe de Estado y así hay que decirlo.

“Harán fiesta con los dineros públicos”

Según algunos voceros de la opinión pública, se trata de un proceso de privatización, apresurado y poco transparente, a propósito de la apertura de las asociaciones estratégicas, así como de formación de empresas mixtas en nuestra industria petrolera, que se contempla allí ¿Qué piensa usted?

– Yo creo que está ley tiene en esencia dos propósitos: en primer lugar, desmontar la nacionalización petrolera, que hizo Chávez en 2009; cuando expropió las empresas petroleras internacionales y las obligó a migrar a empresas mixtas. Y en segundo lugar, introducir una especie de sistema bimonetario; donde se legalice la circulación de otras monedas como el dólar para las transacciones. Lo demás es palabrería.

“Recordemos que la Ley Orgánica de Hidrocarburos establece que Pdvsa debe tener la mayoría accionaria en las empresas mixtas y Maduro y El Aissami, después de haber aplaudido en 2009 la conformación de las nuevas empresas, hoy las quieren deshacer y entregárselas a cierto capital privado nacional e internacional”.

Guerra añadió que el daño que le han hecho a la industria petrolera es inconmensurable. “No creo que tengan tiempo para poder recuperarla. Si no lo hicieron antes, cuando el mercado petrolero era favorable, menos ahora cuando la inversión en petróleo está cayendo en todo el mundo y las empresas están cancelando los proyectos y recortando gasto”.

Se contempla que los ingresos adicionales, que se generen por la aplicación de la ley, se registrarán separadamente; por lo que no se incluirán en el presupuesto nacional ¿Es atentatoria esta cláusula con lo dispuesto en la Constitución y el la legislación relativa a la materia?

– Ello violaría un principio constitucional que es la unidad del tesoro. Esto es extremadamente grave que un régimen corrupto pueda manejar recursos al margen del presupuesto. Esto no se le puede permitir ni al más honesto de los gobiernos. Van hacer fiesta con los dineros públicos. Maduro es un tipo primitivo y elemental que no tiene idea de los que es una República. Y lo grave es que haya gente como Herman Escarrá u otros como el general Padrino López, que no es ningún ignorante, que se preste para eso. Esto es incompresible, ver a generales aplaudiendo que violen la Constitución.

Frente nacional contra el adefesio legal

¿Está pensada esta ley asimismo para las actividades mineras, que se llevan a cabo en el Arco Minero, y en donde participan los amigos del régimen como China, Rusia, Bielorusia, Irán, Turquía?

– Sí. Esa es la idea; cuando hablan de que pueden constituir empresas o modificar las existentes, buscan eso, justamente: vaciar el oro de las minas de Guayana a cualquier costo, así sea el de acabar con el agua y envenenar el ambiente. No hemos entendido que esta gente no tiene escrúpulos. Son capaces de todo.

Por otra parte, también se establece una apertura en lo que tiene que ver con la gestión de los servicios públicos: electricidad, agua, gas, telecomunicaciones, puertos y aeropuertos ¿Usted no cree que por esta vía se podrían solucionar gran parte de los problemas, que se sufren con la deficiencia de estos servicios?

– Recuerda que fue Chávez y todos aplaudieron, allí están los videos, el que expropió las empresas privadas de electricidad, telecomunicaciones, entre otras. Ahora se quieren devolver pero es tarde. La solución a la crisis de los servicios es global, no parcial. Nadie les cree a los expropiadores que ahora quieren hacer una apertura económica. El activo más importante de un jefe de Estado es la credibilidad y eso no existe en Venezuela. Ellos tienen una contradicción insalvable: se dicen marxista leninistas estalinistas y quieren abrir la economía al capitalismo internacional. Eso es un dilema.

– En el artículo 34 se habla de crear un régimen transitorio en materia de confiabilidad y reserva de información, para proteger las decisiones tomadas por el poder público ¿Qué interpretación le da usted a esta cláusula?

– Que quieren hacer las cosas con la mayor opacidad. Recuerda que Maduro desde 2016 no presenta la Ley de Presupuesto y gasta y recauda impuestos como si la tuviese. Esta vez lo que quieren es que no se sepa lo que quieren hacer. Esto en lugar de ayudarlos los perjudica porque en los países serios no se aceptan cláusulas de ocultamiento de información, a menos que sea un problema de seguridad de Estado.

¿Se puede considerar que constituye una ley que genera muchas dudas e incertidumbres, dada su opacidad?

– Las leyes las hacen los parlamentos, no las constituyentes. Aún aprobándose esta llamada ley, no va tener aplicación. Lo que llama la atención es por qué ahora, si ellos quieren hacer una elección a su medida para tener una Asamblea Nacional a su medida. Ello sugiere que la situación es muy difícil. Estoy viendo un gran frente nacional contra ese adefesio legal.

Seguir leyendo en el Diario La Razón