El fuego causó heridas en las regiones anterior y posterior del tórax, cara, cuello y brazos. Su cabello quedó chamuscado.

Vilmaria Carolina Hernández Girón, una mujer de 38 años de edad y embarazada de siete meses, fue quemada con gasolina por su expareja, Álvaro Antonio Montiel Morales, de 52 años.

Ocurrió en una vivienda ubicada en la villa Virgen del Carmen, en el Zulia.

El hombre le roció gasolina a ella y a su exsuegra y las intentó quemar. Ambas fueron trasladadas a centros asistenciales.

Sergio Contreras, vecino de Vilmaira, contó que Álvaro llegó molesto y con una pimpina de gasolina a la casa. Posteriormente comenzaron a discutir, publicó El Pitazo.

Montiel roció carburante y lanzó a la mujer al fuego que emanaba de una leña ardiendo donde cocinan los alimentos por falta de gas doméstico.

Sergio dijo que mientras pelaba unos cocos vio a Vilmaria y su mamá desesperadas corriendo y envueltas en llamas.

Las mujeres gritaban e intentaban sofocar las llamas en la arena, mientras Álvaro se reía y echaba más combustible por la espalda a su exmujer y le deseaba la muerte.

“Ella solo pedía auxilio y que salvaran a su mamá. Yo se la logré quitar (a Álvaro) y la metí en mi casa; forcejeé con él y también me echó gasolina; estaba endemoniado. Cuando la tuve resguardada la sacamos rápido para el hospital”, explicó el vecino que salvó a la dama de morir carbonizada.

Vilmaria presentó 30 % de quemaduras en su cuerpo y tratan de salvarla a ella y al bebé.

El fuego causó heridas en las regiones anterior y posterior del tórax, cara, cuello y brazos. Su cabello quedó chamuscado.

A Mireya Girón, de 64 años y madre de Vilmaria, también la refirieron con quemaduras y los médicos del hospital de Santa Bárbara comenzaron a curar las heridas en su cuello y rostro.

Estaban separados desde hace un año

Sergio conoce a la víctima y al victimario. Dijo que la pareja se mudó al inmueble hace dos años, pero luego de tres meses dejaron de vivir juntos.

“Ella siempre le decía que no quería seguir siendo su pareja. Siempre discutían, pero a puerta cerrada, y yo a él por la confianza siempre le aconsejaba que dejara las peleas, que la dejara tranquila”, pero no hacía caso.

A pesar de la separación, las discusiones no cesaban, pues Montiel Morales aún la pretendía y no quería que ella rehiciera su vida con otra persona, pues Vilmaria tenía una nueva relación y esperaba su segundo hijo.

Álvaro fue arrestado por una comisión del Cuerpo de Policía del municipio Colón (Policolón) y su caso pasó a la Fiscalía décimo sexta del Ministerio Público.

Intento de homicidio y otros delitos tipificados en la Ley de la Mujer a una Vida Libre de Violencia pesan en el expediente.