AFP

Caracas.- El ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Felipe Solá dijo este miércoles que el gobierno de Alberto Fernández no cambió su postura sobre Venezuela, asegurando que su país quiere ayudar a que los venezolanos «tengan un funcionamiento pleno de sus instituciones sin interferencias externas, ni sanciones».

Lea también: Cabello sobre ley antibloqueo: «Debemos tener la guerrilla económica preparada»

«Para que nadie se confunda, el Gobierno siempre mantuvo la misma posición sobre Venezuela. Queremos ayudar a que los venezolanos tengan un funcionamiento pleno de sus instituciones sin interferencias externas, sanciones, ni castigos unilaterales», afirmó Solá en Twitter.

El canciller informó que el mandatario argentino retomó los lazos con Venezuela, desconociendo al gobierno interino, liderado por Juan Guaidó. Asimismo, señaló que Argentina canceló la prohibición de entrar al país de 411 funcionarios de la Administración de Nicolás Maduro.

«El Presidente Alberto Fernández retomó las relaciones con Venezuela, no reconociendo a Juan Guaidó ni a su pretendida representación; canceló la prohibición de entrar al país de 411 venezolanos, identificados unilateralmente sin sustento alguno por el gobierno de Macri», explicó, refiriéndose al cambio de gobierno en Argentina el pasado 10 de diciembre.

Aseveró que Fernández antes de asumir la presidencia recomendó prestarle atención al informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet.

«Antes de asumir el gobierno, en julio de 2019, el entonces candidato Alberto Fernández recomendó prestarle atención a un informe de la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet que instó a Venezuela a adoptar medidas específicas en materia de derechos humanos», recordó.

Argentina rechaza las sanciones impuestas a la Administración de Maduro

Solá citó otros antecedentes de la postura de la Casa Rosada en relación a la situación divisoria de Venezuela y las sanciones que impuso Estados Unidos al régimen de Maduro.

«En todos los foros, con presencia física o virtual, donde se tratara el tema de Venezuela, nuestro país mantuvo siempre su oposición a las sanciones y a la injerencia externa en la vida política», dijo.

Exclamó que ante la pandemia de la COVID-19 «recrudeció la intensidad de las sanciones unilaterales», en contra de cualquier sentido humanitario.

«El Gobierno se negó siempre a firmar las declaraciones propuestas por el Grupo de Lima que avalaban esas sanciones. «, apuntó.

Reiteró que Argentina reafirmó su posición en la primera reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) presidida por México.

«Un mes después, en sus encuentros con los líderes europeos, en febrero, el presidente reiteró su condena a los bloqueos contra Venezuela», agregó.

Por otra parte, el ministro argentino recordó que durante las elecciones parlamentarias de 2019: «La Argentina exhortó a que los métodos de elección se ajustaran a Derecho y cuestionó ambos procedimientos, que enrarecieron aún más el clima político».

El canciller ratificó la posición de Argentina ante la ONU

 Solá ratificó la posición de Argentina ante la ONU asegurando que la delegación de su país tomó en consideración el informe de Bachelet de 2019, «que apunta a lograr una mejor cooperación del régimen venezolano».

«La delegación argentina tomó en consideración el informe de Bachelet, que apunta a lograr una mejor cooperación del régimen venezolano. Para eso pidió la presencia de una oficina permanente en Venezuela de la Alta Comisionada con los medios técnicos y financieros necesarios», apuntó.

Finalmente, el canciller insistió que el Gobierno de Argentina denuncia «los bloqueos físicos y financieros contra Venezuela y las sanciones contra sus funcionarios, especialmente, en tiempos de pandemia».