La Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos de España informó que los operadores han disparado las importaciones de crudo desde Venezuela este verano a niveles de 2015.

La medición compara las compras desde esa fecha, tiempo antes de que el Gobierno de los Estados Unidos iniciara medidas contra Repsol por sus operaciones en Venezuela y le instara a «reducir su presencia en el país para evitar duras sanciones».

Según informaciones de Ok Diario, «en julio la compra de crudo venezolano ha crecido hasta las 383.000 toneladas equivalentes de petróleo, máximos desde abril de 2015, según los datos de la Cores».

«Se rompe así una tendencia a la baja en la adquisición de petróleo de Venezuela, que coincide con las amenazas del Gobierno de Donald Trump a Repsol y otras petroleras europeas», destaca OK Diario.

Lo ocurrido en meses pasados

En 2019, Repsol comenzó a recibir crudo venezolano como forma de pago por las deudas de la petrolera estatal, Pdvsa, con la española.

Ambas compañías son socias en el país pero la española era la que invertía. Venezuela comenzó a pagar a Repsol con barriles de petróleo, según lo señaló Antoni Brufau, presidente de Repsol, en 2019.

«Hemos adoptado las medidas necesarias para continuar su actividad en Venezuela, incluyendo la recepción periódica de crudo en pago de deudas, con pleno respeto a la normativa internacional de sanciones», explicó Brufau.

Sin embargo, la Administración Trump inició poco después una batalla contra Repsol -y otras compañías, como Eni- en la que llegó a exigir a la española que acabara con ese sistema de pago si no quería que se le impusieran «sanciones devastadoras», precisó el medio.

En los últimos doce meses el incremento de las importaciones de petróleo de Venezuela se sitúa en el 40%, básicamente por los pagos a Repsol. Sin embargo, en lo que va de año, coincidiendo con la nueva oleada de amenazas de la Administración Trump a Repsol, el acumulado se ha reducido en un 0,6% respecto al año 2019.

«Un porcentaje plano debido al importante incremento de julio. Porque la importación de crudo de Venezuela se había reducido en un 60% desde las amenazas del Gobierno norteamericano de febrero, abril y mayo. En 2019 las importaciones de crudo de Venezuela se dispararon en un 265% respecto a 2018», según Cores, citado por OK Diario.