Colombia comenzó este miércoles los ensayos clínicos de la vacuna experimental contra la COVID-19 que desarrolla Johnson & Johnson y su grupo de compañías farmacéuticas, Janssen, al aplicar la primera dosis a un voluntario en el municipio de Floridablanca, en el noreste del país.

“Fue un voluntario, una persona que se presentó y dijo ‘yo quiero ser parte’, ingresó, firmó el consentimiento informado y tuvo la coincidencia de ser la primera persona”, dijo a periodistas el director médico de la Fundación Cardiovascular de Colombia, Federico Silva.

Agregó que en ese centro médico, ubicado en el departamento de Santander, esperan la participación de unas 500 personas en el estudio, que tendrá dos años de seguimiento.

“Lo que se ha venido observando hasta ahora, en términos de seguridad en la vacuna aplicada en otras partes en el mundo, es que con más frecuencia hace una reacción de dolor de cabeza, fiebre, malestar general, como sucede con algunas vacunas”, explicó.

Carlos Carreño, el primer voluntario, aseguró que “fueron dos días de exámenes” y que salió “todo perfecto”.

“Toca pensar en el problema que está generando este COVID, entonces como voluntario uno piensa en la humanidad, en que tenemos que desarrollar esta vacuna y lo mejor es exponerme como voluntario para cualquier reacción o algo”, afirmó el hombre a medios locales tras salir de la clínica.

Los ensayos clínicos tendrán una primera etapa en la cual serán vacunados adultos de entre 18 y 60 años que no presenten ninguna comorbilidad asociada con el alto riesgo de la COVID-19 y una segunda etapa con adultos en el mismo rango de edad, pero con comorbilidades.

El laboratorio belga Janssen escogió a Estados Unidos, Sudáfrica, Brasil, Chile, Perú y Colombia para las pruebas de su vacuna contra la COVID-19, en las cuales participarán 60.000 voluntarios de varios países coordinados por centros locales.

En Colombia hay 877.683 casos de COVID-19, de los cuales 74.586 están activos, mientras que 773.973 pacientes se recuperaron y 27.180 fallecieron.

EFE