Alberto Fernández, presidente de Argentina, analizó personalmente con Michelle Bachelet, alta comisionada de las Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, los informes que documentan las graves violaciones cometidas por el régimen de Nicolás Maduro y sus funcionarios en Venezuela.

Archivo

Luego de la reunión, que se desarrolló de manera virtual, el mandatario argentino instruyó a su canciller Felipe Solá y al embajador Federico Villegas Beltrán votar y apoyar la resolución 45 que convalidó el informe de Bachelet y que dejó al descubierto las arbitrariedades de Maduro.

“El presidente ya lo había leído, pero quería interiorizarse personalmente sobre el informe. Analizaron los dos informes. El del Alto Comisionado y el del Grupo de Lima”, aseguraron fuentes del gobierno de Argentina a Clarín.

“Acá no estamos apoyando la política de nadie, sino defendiendo el compromiso de nuestro espacio ante la violación de los derechos humanos en un país. Coincidieron en condenar y abortar cualquier intento de intervención militar en Venezuela”, agregaron las fuentes.

Redacción Maduradas con información de Clarín