El puertorriqueño Bad Bunny, que en solo cuatro años de carrera arrasó en el panorama musical, ocupa ahora también la portada de la revista de The New York Times, una de las publicaciones de entretenimiento más destacadas del mundo.

EFE

Se trata de la Edición Cultural que todos los años produce The New York Times Magazine, en la que la autora, Carina del Valle Schorske, de ascendencia puertorriqueña, se adentra en un largo artículo en el último disco de Bad Bunny, YHLQMDLG , habla en detalle de su particular voz y de su infancia, y de los mensajes de denuncia que el cantante ha incluido en sus canciones en los últimos años.

“Me siento como si fuese un deportista que está representando a Puerto Rico en las Olimpiadas y es diablo”, dice en la entrevista Bad Bunny, cuyo nombre real es Benito Martínez, sobre la importancia que ha ido ganando su figura.

Del Valle Schorske viajó a Puerto Rico para entrevistar a la estrella, que fusionó la música con el activismo para denunciar las muertes de mujeres y transgénero en la isla, así como la respuesta de EE UU al huracán María.

“Es una historia sobre el Puerto Rico de Bad Bunny, o sobre el Bad Bunny de Puerto Rico”, cuenta la periodista sobre la pieza. “Y cuando digo Puerto Rico me refiero al archipiélago pero también a la diáspora y a la solidaridad que forma la diáspora”, agrega.

La entrevista con el artista, que tuvo lugar en San Juan, duró seis horas, pero la periodista también tuvo oportunidad de hablar con su colaborador DJ Orma, el productor de reguetón Tainy, el artista urbano Residente y con varios poetas, escritores, críticos culturales y músicos, entre ellos la artista Cecilia Peña-Govea.

Tras el aspecto gráfico de la entrevista, en el que Bad Bunny mira a cámara con gesto afable, abundante pelo rizado y un particular bigote, se encuentra la también puertorriqueña Mara Corsino y la diseñadora y compatriota Claudia Rubín.

Seguir leyendo…

Glaudimar Hurtado Flores

Glaudimar Hurtado Flores

Periodista.