(Minsk, París) 7 de octubre de 2020 – Tras las elecciones presidenciales de Belarús –marcadas
por un nivel de fraude sin precedentes, lo que dio lugar a protestas masivas– las autoridades
han llevado a cabo una represión brutal de los derechos humanos, que continúa hasta la fecha.
Los grupos de derechos humanos bielorrusos están siendo atacados por documentar los abusos
cometidos por el régimen y ayudar a las víctimas. La FIDH y 41 de sus organizaciones miembros
instan a las autoridades de Belarús a poner fin a todas las formas de acoso contra activistas de
la sociedad civil, entre ellos, Marfa Rabkova, y a iniciar un diálogo con objeto de alcanzar una
solución pacífica coherente con la demanda popular de celebrar nuevas elecciones
democráticas.
Desde el principio de la campaña electoral en el mes de mayo, las autoridades han detenido
arbitrariamente a cerca de 12 000 personas, por ejercer sus libertades fundamentales, entre ellas, a manifestantes pacíficos, candidatos a las elecciones presidenciales y personas defensoras de los derechos humanos. La mayoría han sido puestos en libertad, pero aproximadamente 200 continúan entre rejas y se enfrentan a falsas acusaciones penales. El uso excesivo de la fuerza y las detenciones arbitrarias han provocado los malos tratos y torturas que han sufrido más de 500 personas en las furgonetas policiales y los lugares de detención. Sin embargo, hasta ahora no se ha realizado ninguna investigación efectiva sobre ninguna de estas violaciones ni se ha perseguido a sus autores.

Las autoridades se actúan contra los grupos locales de derechos humanos que documentaban estos abusos y proporcionaban asistencia jurídica y de otro tipo a las víctimas. El 17 de septiembre de 2020 fue detenida Marfa (Maria) Rabkova, coordinadora del socorro del Centro de Derechos Humanos Viasna, la organización miembro de la FIDH en Belarús, y se enfrenta a acusaciones penales en virtud del artículo 293.3 del Código Penal de Belarús (“capacitación u otro tipo de preparación de personas para participar en disturbios masivos o la financiación de tales actividades”).

Rabkova está muy lejos de ser una delincuente, ya que esta mujer de 25 años, junto con otras personas voluntarias de Viasna, observó concentraciones pacíficas, hizo campaña en favor de la supervisión independiente de las elecciones y documentó pruebas de torturas a los manifestantes detenidos. Esta estudiante de la Universidad Europea de Humanidades (Lituania) se encuentra actualmente en prisión por sus opiniones políticas y su activismo en favor de los derechos humanos.

“La sed de poder de Lukashenko, que ha vuelto a demostrar en su investidura secreta, ha causado una crisis de derechos humanos sin precedentes en Belarús. Actualmente continúan produciéndose palizas generalizadas, torturas de manifestantes pacíficos, así como detenciones arbitrarias e intimidación de activistas, periodistas y abogados que desvelan los abusos al mundo y ayudan a las víctimas”

Valiantsin Stefanovic, vicepresidente de la FIDH y vicepresidente del HRC Viasna.
La FIDH reitera su llamamiento a las autoridades para que pongan fin a la violencia que ejercen
contra manifestantes pacíficos y periodistas y liberen a los presos políticos del país. La FIDH,
junto con 41 de sus organizaciones miembros, insta a las autoridades a dejar de perseguir a la
sociedad civil y, entre otras, a la coordinadora del socorro del HRC Viasna, Marfa Rabkova, y a
entablar un diálogo.

Suscriben
Center for Constitutional Rights – CCR (United States)

El Comité de Acción Jurídica – CAJ (ARGENTINA)

Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos – CALDH (Guatemala)

Acción Ecológica (Ecuador)

El Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos – CIPRODEH (Honduras)

La Comisión nacional de los Derechos Humanos de la Republica Dominicana – CNDH-RD (Dominican Republic)

Réseau National de Défense des Droits Humains – RNDDH (Haïti)

El Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos – Provea (Venezuela)

Kazakh Bureau for Human Rights – KIBHR (Kazakhstan)

Legal Clinic “Adilet” (Kyrgyzstan)

Promo-LEX (Moldova)

ILI Foundation (Kazakhstan)

Bir Duino (Kyrgyzstan)

HRC Viasna (Belarus)

ADC Memorial (Russia)

Civil Society Institute – CSI (Armenia)

HRC Memorial (Russia)

Citizen’s Watch (Russia)

CCL (Ukraine)

Liga Portuguesa dos Direitos Humanos – Civitas (Portugal)

Latvian Human Rights Committee (Latvia)

Liga lidských práv, League of Human Rights (Czech Republic)

Civic Committee for Human Rights (Croatie)

Albanian Human Rights Group (Albania)

The Finnish League for Human Rights (Finland)

Ligue des droits de l’Homme – LDH (France)

Sister’s Arab Forum for Human Rights – SAF (Yemen)

League for the Defence of Human Rights in Iran – LDDHI (Iran)

Damascus Center for Human Rights Studies (Syria)

The Cairo Institute for Human Rights Studies CIHRS (Egypt)

DITSHWANELO – The Botswana Centre for Human Rights (Botswana)

La Rencontre Africaine pour la Défense des Droits de l’Homme – RADDHO (Senegal)

La Maison des Droits de l’Homme – MDHC (Cameroun)

Association of Parents of Disappeared Persons – APDP (Indian Administered Jammu and Kashmir)

ALTSEAN (Burma)

The Lao Movement for Human Rights (Laos)

ODHIKAR (Bangladesh)

Ligue des Electeurs (Congo)

OBSERVATOIRE CONGOLAIS DES DROITS DE L’HOMME – OCDH (Congo)

Ir a la fuente