El pasado 5 de octubre el terminal de pasajeros José Antonio Paredes de la ciudad de Mérida reinició operaciones luego de siete meses. Sin embargo, algunos usuarios rechazaron los aumentos en las tarifas de las diversas rutas.

El costo del pasaje desde Lagunillas, municipio Sucre hasta Mérida, municipio Libertador es de 200.000 bolívares. Un monto que para muchos es inalcanzable. La señora Zoeida Rojas informó que anteriormente pagaba 70.000 bolívares y un venezolano que gana salario mínimo no puede pagar el aumento.

Otra de las usuarias, Yanitza Pérez, explicó que el costo para El Vigía, municipio Alberto Adriani incrementó de 200.000 a 500.000 bolívares, una cifra más elevada a lo que percibe un asalariado por su trabajo en Venezuela, país donde muchos empleados públicos ganan 400.000 bolivares mensuales. «No es justo», dijo.

Transportistas se defienden

El señor Gonzales es chófer de Transporte Barinas, ruta que corresponde a la zona del Páramo, indicó que debido al poco número de pasajeros se vieron obligados a aumentar el pasaje, «para Pueblo Llano se cobra 900.000 bolívares».

«Lo que he hecho es para comer y hacerle mantenimiento a las unidades», agregó que a veces le reciben a la gente comida ante la escasez de dinero en efectivo, transferencias o dólares.

Además, denunció que se ven afectados porque el régimen de Nicolás Maduro no les garantiza combustible (gasoil) y varias unidades están paradas por esta razón.

«Estábamos desde marzo que no trabajábamos, estamos preocupados por el gasoil. Tenemos que esperar mucho para poder surtir en el Páramo», lamentó.

Terminal cumple con normas de bioseguridad contra el coronavirus

Por su parte, el gerente general del terminal de pasajeros del municipio Libertador, Frank Lozano, explicó que acatan todas las medidas de protección y bioseguridad contra la pandemia por el coronavirus y así evitar contagios.

Se constató que a los usuarios les revisan la temperatura, les desinfectan las manos, igualmente, hicieron marcas con pintura en el suelo para que respeten la distancia entre ellos, asimismo, realizan constantemente jornadas de desinfección de las unidades en funcionamiento.

Por último, Zolano hizo un llamado a los choferes de las diversas organizaciones para que no carguen pasajeros a las afueras y ayuden a contribuir con la contención de la COVID-19.

Seguir leyendo en el medio que originalmente publicó esta noticia