La pandemia sigue generando expectativas y traza un panorama incierto para unos; pero para otros, «la agenda del futuro es la agenda del presente». Firmas consultoras venezolanas, de amplia experiencia y prestigio, alientan al empresariado a seguir adaptándose en un contexto cargado de incertidumbre.

De acuerdo con expertos gerenciales, las empresas venezolanas están obligadas a realizar un análisis introspectivo para tomar las mejores decisiones de cara a esa incertidumbre, lo que implica una evaluación esencialmente técnica y emocional.

En la medida en que las empresas detecten si el sector donde están operando es un campo ganador o perdedor, podrán vislumbrar todo un abanico de posibilidades para encarar la dramática situación. Para el socio principal de la firma consultora PwC Venezuela, Pedro Pacheco, las empresas venezolanas, que emergen de los golpeados sectores productivos de la economía nacional, deberán poner el foco en las variables que puedan gerenciar porque, en definitiva, se vive una «nueva realidad».

«No podemos gerenciar el grado de madurez de las organizaciones ni estimar cuánto va a durar la pandemia», advirtió Pacheco por lo que recomendó centrarse en los clientes y en la continua preparación ante la situaciones inéditas que se presentan.

Pacheco llamó a tener consciencia para resolver circunstancias complejas como la que se vive actualmente con el coronavirus (covid-19) y explicó que ante la nueva realidad implica ver cuáles son las debilidades y fortalezas de las organizaciones de cara hacia un mejor futuro.

No obstante, en su intervención en el foro La Economía y las Empresas Venezolanas Ante la Nueva Realidad, organizado por Aristimuño Herrera & Asociados, el profesional de la consultoría considera que no es momento de tomar vacaciones, sino es momento de prepararnos hacia el futuro a través de la planificación constante y la innovación.

Ante este panorama, resumió las nuevas tendencias, que gracias al período de pandemia, se pusieron otra vez en el tablero de discusión. Entre ellas, los cambios demográficos que se avecinan, más en Venezuela, cuando las empresas se enfrentan a la captación de nuevos talentos en un país que escogió la migración como la última opción ante la crisis política y económica por la que atraviesa; y otro factor de cambio es la rápida urbanización que representará más del 30% a nivel global, según sus estimaciones.

Sin embargo, la irrupción tecnológica es considerada la mega tendencia, la campeona, pero que significa un reto para las organizaciones porque están obligadas a experimentar con diversas herramientas para hacerle frente a su situación.

Parte de los beneficios que otorga la transformación digital, diferenciada de la digitalización, es el aporte a los procesos de crecimiento y desarrollo de las organizaciones y su cada vez menos afectación en el desempleo, la desigualdad y los efectos a corto plazo.

«Hemos tenido una situación cambiante», expresó el consultor. El profesional hizo énfasis en los cambios sustanciales que ha sufrido la economía venezolana desde el año 2018, para llegar a2020 cuando viven los efectos de esos cambios como la ausencia de caja y liquidación de cobertura; impuestos referenciados en dólares y en Petros; la dolarización de los servicios públicos, así como el nacimiento del crédito en divisas.

«Pero hay que poner las luces largas para ver ese futuro», puntualizó Pacheco. En ese sentido, reiteró mantener la resiliencia, la capacidad para afrontar las adversidades. Pero Pacheco, no es suficiente, porque se añaden otros atributos como longanimidad la estrecha relación entre la perseverancia y constancia de ánimo frente a los obstáculos y las adversidades.

Entre otros valores que mencionó para superar la crisis, llamó a ser solidarios, generosos y compartir conocimientos, todo para encontrar un equilibrio, la clave de toda inteligencia emocional.

«Respondo con ansiedad, angustia, depresión o respondo con confianza, agradecimiento, entusiasmo, o motivación…», señala una de las láminas de su presentación.

Pero más allá de la inteligencia emocional, el consultor venezolano aconseja optar por una nueva tendencia, la inteligencia artificial, donde las empresas tendrán que aprender a manipular sofisticados recursos tecnológicos y aplicaciones, sin descuidar las potencialidades humanas. Es decir, a juicio de Pacheco, no poner el foco en el capital humano es una apuesta a lo perdedor.

De acuerdo con cifras derivadas de PwC Venezuela, al menos el 60% de los CEO de las organizaciones de América Latina tiene intención de apelar a la inteligencia artificial, así como el 70% de los empleadores exigirán habilidades de análisis y ciencia de datos ante esta tendencia.

La importancia de detectar el potencial de crecimiento del sector empresarial donde se opera permitirá definir mejor las ideas y las estrategias para superar la crisis, según Pacheco. En el mejor de los escenarios, un plan intensivo de inversión es un ejemplo de las acciones que contempla un sector ganador en medio de la pandemia y la crisis venezolana con el fin último de no perder mercado.