Las grandes fortunas aprovecharon el rally de las bolsas para incrementar su riqueza en un 27,5% entre mayo y julio, hasta alcanzar un nuevo máximo de US$10,2 billones (8,7 billones de euros), después de que el impacto de la pandemia y de las medidas de contención implementadas hubieran hecho caer un 6,6% su patrimonio entre marzo de 2019 y abril de 2020, hasta US$8 billones (6,8 billones de euros), según un estudio elaborado por UBS y PricewaterhouseCoopers, reseñado por la revista Dinero.

Asimismo, mientras que, en apenas unas semanas entre marzo y abril, coincidiendo con la imposición de medidas de confinamiento y distanciamiento social, el número de milmillonarios cayó en 43 individuos, hasta 2.058 grandes fortunas, en los meses siguientes la cifra volvió a crecer con fuerza, hasta alcanzar un nuevo récord de 2.189 milmillonarios, por encima de los 2.158 contabilizados en 2017.

Los autores del informe subrayan «la gran polarización» entre las fortunas de los más ricos a raíz del impacto de la pandemia, con sectores como la industria y la tecnología, con ganancias del 44,4% y el 41,3%, respectivamente, desde abril, como los más beneficiados por la recuperación en ‘V‘ de los mercados, en contraste con los incrementos del 12,8% y del 13,2% entre los servicios financieros y el ‘ladrillo‘.

En este sentido, entre 2018 y los primeros siete meses de 2020, la riqueza de los milmillonarios tecnológicos creció un 42,5%, hasta US$1,8 billones (1,5 billones de euros) impulsados por el rally de las acciones del sector, mientras que los ricos del sector sanitario vieron crecer su patrimonio un 50,3%, hasta US$658.600 millones (560.313 millones de euros) ante la carrera por descubrir nuevos medicamentos y las innovaciones médicas.

En contraste, el conjunto de milmillonarios vio crecer únicamente un 19,1% su riqueza desde 2018, hasta US$10,2 billones, con un incremento del 10% o menos en segmentos como el ocio, los servicios financieros o el inmobiliario.

«Es un momento de cambios acelerados, reflejado en la polarización de fortunas de los milmillonarios», señala el estudio en referencia a la muy distinta evolución de las fortunas en función de los sectores de procedencia, con aquellos «en el lado equivocado» de la economía, de la tecnología y de las tendencias sociales y medioambientales siendo cada vez menos ricos.

«La covid-19 ha acelerado esta tendencia dramáticamente. Capeando la tormenta, los multimillonarios innovadores pudieron avanzar decisivamente en el aumento de su riqueza, mientras que la de otros cayó», advierte el estudio.

De este modo, los milmillonarios identificados en el estudio como innovadores y disruptores vieron crecer sus fortunas una media del 17% desde 2018, hasta US$5,3 billones (4,5 billones de euros), mientras que los ricos tradicionales aumentaron su patrimonio un 6% en el mismo periodo de tiempo, hasta US$3,7 billones (3,1 billones de euros).