Nicolás Maduro habla ante la Asamblea General de las Naciones Unidas desde el Palacio de Miraflores. Palacio de Miraflores/Handout via REUTERS

Nicolás Maduro aprovechó este miércoles 23 de septiembre su chance de hablar ante las delegaciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) para despotricar una vez más contra la administración de Donald Trump en Estados Unidos y “pedirle cacao” al Secretario General, Antonio Guterres.

lapatilla.com

“EEUU desprecia el multilateralismo y apuesta a sanciones e invasiones como política exterior”, enfatizó el vocero chavista al inicio de su discurso. “Le decimos al Gobierno supremacista de Estados Unidos que el mundo los mira (…) aún están a tiempo de volver a la legalidad internacional”, agregó.

“Proponemos la creación de un fondo rotatorio de compras públicas en el sistemas de Naciones Unidas, para garantizar el acceso a alimentos y productos de salud”, comentó Maduro, quien pretende culpar a las sanciones de EEUU sobre el desabastecimiento en Venezuela. Sin embargo, omitió una vez más la realidad de las licencias del Departamento del Tesoro en tales sectores.

“Abogamos por la aprobación de un instrumento vinculante sobre el desarrollo y el derecho al desarrollo para la lucha de los pueblos a la superación de la pobreza”, reiteró.

“Nuestra reelección como miembro del Consejo de Derechos Humanos (…) ha reafirmado nuestro compromiso de promover el respeto de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales”, se atrevió a decir Maduro, en el ojo del huracán tras el más reciente reporte de la Misión de la ONU en Venezuela.

Por si fuera poco, Maduro guardó un poquito más de cinismo para referirse al tema de la pandemia. “Somos el país caribeño que más pruebas hemos aplicado a nuestro pueblo”, comentó el vocero chavista, quien también dijo que “Venezuela es de los pocos países en aplicar tratamientos diferentes para atender a los pacientes sintomáticos leves, sintomáticos moderados y sintomáticos graves”.