La precaria calidad de los servicios básicos o su ausencia, ha llevado a la ciudadanía a buscar “soluciones” para subsistir en medio de la pandemia. La distribución del agua por tuberías es una de las que más afecta a la población barquisimetana.

En diversas ocasiones el gobierno regional ha expresado que se tomarán medidas para mejorar la distribución, pero en algunas zonas continúa sin llegar el vital líquido. Mientras que en otras, lo que reciben por tuberías no es apto para el consumo.

Zonas como La Carucieña, 12 de Octubre y otras comunidades cercanas, ubicadas al suroeste barquisimetano, cuentan con el sistema de aguas blancas por tuberías, sin embargo, no en todas las viviendas llega regularmente. Incluso, en algunas ocasiones el agua no está higienizada, presentando malos olores y coloración amarillenta.

Habitantes de La Carucieña afirman, que la gobernadora del Estado Lara Carmen Meléndez, ha expresado en varias oportunidades que el sistema de distribución de agua mejoraría en sus sectores. Pero, hay zonas que aún no cuentan con el servicio.

“En mi casa llega el agua todas las semanas, pero en la de mi mamá no, y vivimos a una cuadra de distancia” expresó una de las habitantes. Indicó además, que la distribución del agua es irregular, ” a veces nos ha llegado el agua con un color feo, y eso puede enfermar a los niños”, agregó.

La falta de agua se evidencia en varias zonas, incluso, hay vecinos que afirman no haber recibido una gota de agua durante años. Según las respuestas dadas por representantes de la hidrológica del estado Lara, estas fallas se deben a la compleja distribución de tuberías en la zona, aclarando que existen diversas llaves que deben ser maniobradas para surtir a toda la comunidad.

Vecinos afirman que no se ha regularizado totalmente la distribución del agua, debido a que muchas viviendas continúan presentando el mismo problema. “Muchas veces sí ha llegado el agua, pero sucia, y cuando no tenemos nada, debemos llenar igual, para algo sirve”.

“Los que vivimos en veredas somos los más afectados, o llega muy poquito o no llega” indicó un habitante. “En la avenida hay una casa donde siempre llega agua, ellos le dan a muchas personas, pero cargar agua a tobos es fuerte”, agregó.

En oportunidades ha llegado agua con mal olor, “en esos casos no nos sirve para tomar y tampoco para lavar, es fuerte, hay que botarla”, comentan los vecinos.

“Por acá se ha hecho común que las personas hagan sus propias tomas, revientan el piso y se conectan a los tubos principales de agua, eso es ilegal, pero si no se hace, no nos llega agua” indicaron los habitantes.

Naikarys Cordero @naikarys13
Fotos: El Informador

Ir a la fuente