El Gobierno de Estados Unidos se niega a aceptar unas elecciones legislativas organizadas por el actual régimen en Venezuela aunque estas sean aplazadas, y se ha mostrado muy crítico con cualquier intento de la Unión Europea o sus países miembros de negociar una fecha con el chavismo. Después de la revelación de ABC de que el Alto Representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, ha despachado una misión a Caracas para convencer a Nicolás Maduro de que aplace las elecciones legislativas de diciembre seis meses a cambio de enviar observadores, la postura oficial de la Administración de Donald Trump es que el régimen, en su actual composición, no puede convocar y organizar unas elecciones libres y transparentes.

Seguir leyendo…

Glaudimar Hurtado Flores

Glaudimar Hurtado Flores

Periodista.