El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, visitará el viernes la ciudad brasileña de Boa Vista, cerca de la frontera con Venezuela, para reunirse con inmigrantes, mientras Washington aumenta la presión para destituir al usurpador Nicolás Maduro.

El viaje del 17 al 20 de septiembre también incluirá a otros vecinos de Venezuela -Colombia, Surinam y Guyana- dónde Pompeo se reunirá con sus líderes, dijo el Departamento de Estado.

La visita coincide con el momento en que los esfuerzos internacionales para promover el cambio democrático en Venezuela parecen haberse estancado y Maduro ha afianzado su control del poder, a pesar de la agitación política y económica que llevó a 5 millones de venezolanos a huir del país.

El viaje “destacará el compromiso de Estados Unidos con la defensa de la democracia”, dijo el Departamento de Estado. En Boa Vista, Pompeo visitará “a los migrantes venezolanos que huyen del desastre”, destacó el comunicado.

Pompeo hará una parada de 3 horas y 20 minutos en Boa Vista el viernes por la tarde para visitar un centro de recepción de migrantes venezolanos y reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araujo, dijo el gobierno brasileño.

La frontera con Venezuela ha estado cerrada desde el 18 de marzo debido a la pandemia de coronavirus, y el flujo de migrantes que cruzan a Brasil ha disminuido de un promedio de 600 por día a un puñado de venezolanos que caminan por senderos a campo traviesa.

Las sanciones de Estados Unidos contra la industria petrolera venezolana han reducido las exportaciones de crudo de Caracas al nivel más bajo en décadas, pero no han logrado debilitar el poder de Maduro, algo que ha sido una frustración para el presidente Donald Trump, según las autoridades.

Con el fraude electoral de noviembre acercándose, Washington se prepara para endurecer su postura, especialmente con más sanciones contra las industrias petroleras y auríferas de Venezuela.

Reuters

Ir a la fuente