La gran variedad de artículos de todo tipo hechos en Irán, que exhibe el supermercado Megasis en Caracas, comprueba que un país sancionado “sí produce cuando no lo gobierna” Nicolas Maduro, y en el negocio inaugurado en el local que ocupaban las Tiendas Clap de Álex Saab, el tipo de cambio que se usa es el del mercado paralelo, reseñó el periodista Carlos Seijas Meneses en Tal Cual.

Al apenas entrar en el supermercado Megasis que un empresario iraní inauguró el 29 de julio en Caracas, lo primero que el comprador ve tras superar la cabina de desinfección son montañas de productos que conoce muy bien: el arroz Mary, la tradicional Harina Pan y la margarina Mavesa, fabricados por el mayor conglomerado productor de alimentos del país, Polar, con casi 70 años de arraigo. Pero cuando empieza a adentrarse en el negocio, se pierde en la abundante cantidad de marcas iraníes desconocidas y de raros artículos nada comunes en Venezuela, como mermelada de zanahoria.

Con ocho largos y amplios pasillos repletos de alimentos, bebidas, chucherías, artículos de cocina, de limpieza e higiene personal, la megatienda Megasis demuestra que un país sancionado sí produce cuando no lo gobierna alguien como Nicolás Maduro. De hecho, la variedad de productos abarca desde lujosas parrilleras, cobijas, ropa, zapatos, maletas, hasta útiles escolares y tractores, casi todos ellos con sello del imperio persa del siglo XXI y siempre ofrecidos en dólares.

Aproximadamente solo un 15% de los productos que están en los anaqueles fueron hechos en Venezuela, los demás provienen de Irán. En los estantes se consiguen las reconocidas marcas PAN, Mavesa, Quaker, Rikesa, MiGurt, todas elaboradas por la corporación privada Polar, empresa que, vale recordar, no maneja las guías de movilización de los productos que fabrica sino que las controla el gobierno, quien decide dónde se distribuyen.

Haga click aquí para leer la nota completa en Tal Cual

Ismael Zorrilla Jiménez

Ismael Zorrilla Jiménez

Periodista. Marketing Digital. Manejo de redes.