Brasil rebasó este sábado 8-A la barrera de los 100.000 muertos por coronavirus, casi cinco meses después de la confirmación del primer fallecimiento en el país, según datos oficiales divulgados por las Secretarías regionales de Salud.De acuerdo con los más recientes datos compilados por el Consejo Nacional de las Secretarías de Salud (Conass), desde el último boletín divulgado en la noche del viernes se han registrado 538 nuevas muertes, con lo que el número de víctimas subió a 100.240.

Durante el mismo lapso, han sido confirmados 21.732 nuevos contagios y los casos confirmados por covid-19 ya rozan los tres millones.

Las lamentables cifras ratifican a Brasil como la segunda nación del mundo más afectada por la pandemia, solo detrás de Estados Unidos.

El 26 de febrero el Ministerio de Salud confirmó el primer caso del nuevo coronavirus en un brasileño de 61 años, residente en Sao Paulo, la más poblada de Brasil con unos 12 millones de habitantes.

El 17 de marzo, 20 días después, las autoridades sanitarias confirmaron la muerte de un hombre de 62 años en la misma ciudad.

A partir de ese momento las estadísticas fueron aumentando hasta que a mediados de mayo se superó por primera vez la barrera del millar de fallecidos diarios.

De acuerdo con los datos oficiales, la tasa de mortalidad de la enfermedad en el país es de 47,4 por cada 100.000 habitantes.

En números absolutos, el estado brasileño más afectado es Sao Paulo, que contabiliza más de 600.000 positivos y casi 25.000 muertes y cuyas autoridades decidieron este viernes postergar la reapertura de las escuelas un mes más, hasta el 7 de octubre.

Según el Ministerio de Salud, el número de pacientes curados de la COVID-19 se ubica ahora en los 2.068.394, lo que supone cerca del 70 % del total de infectados.

Cinco estados del país -Río Grande do Sul, Santa Catarina, Mato Grosso do Sul, Minas Gerais y Río Grande do Norte- registran en este momento los mayores índices de contagios y de muertes por la covid-19.

Otras nueve regiones de Brasil muestran índices de estabilidad en el número de contagios y fallecimientos, mientras que en las 12 restantes el virus comienza a dar tregua.